“Googlemanía”: cómo adquirir sus acciones en Argentina – Vía @iprofesional


Los Cedear, la “puerta de acceso” para adquirir títulos en el país. La rapidez de la firma para incursionar en nuevas tecnologías hace que su cotización nunca parezca cara.

La última gran estampida de su precio se produjo luego que se conociera que durante el tercer trimestre del año anotó una ganancia de u$s2.970 millones, frente a los u$s 2.180 millones logrados en el mismo periodo del año anterior.

Todo ello a partir de ingresos que alcanzaron los u$s11.920 millones, frente a los 11.300 registrados en 2012.

Esa rueda fue el broche de oro para su rally ascendente que se inició en septiembre de 2012, momento en que sus títulos alcanzaron los 700 dólares.

A partir de ese momento el recorrido de la compañía en el tecnológico Nasdaq ha sido imparable, superando constantemente su nivel máximo. Así, en febrero sus acciones alcanzaron los u$s 800 y a mediados de mayo subieron a los u$s 900.

Ahora que se está posicionando sobre este nuevo piso, la pregunta que se hacen los analistas es si podrá seguir sorprendiendo a inversores o si ya agotó toda su capacidad de crecimiento. 
“Después de que la compañía superó la barrera psicológica de los u$s1.000, la gran incógnita para los operadores es si estará en condiciones de superar las presiones que seguramente enfrentará, para continuar con su extraordinaria tendencia alcista”, explica Víctor Rodríguez, analista de CMC Markets.

Sobre ese punto, el consenso del mercado parece indicar que los u$s1.000 no son suficientes, ya que estima que los títulos de la compañía podrían seguir creciendo.

El consenso de analistas, conformado por más de 20 bancos de inversión le asigna un precio objetivo que va de los u$s 1.100 a los u$s 1.220.

Artículo completo:
http://www.iprofesional.com/notas/173264-La-accin-pas-los-us1000-y-pide-ms-cmo-comprar-desde-Argentina-y-subirse-a-la-googlemana

Anuncios

The great innovation debate | economist.com


The Economist

Growth

Fears that innovation is slowing are exaggerated, but governments need to help it along

WITH the pace of technological change making heads spin, we tend to think of our age as the most innovative ever. We have smartphones and supercomputers, big data and nanotechnologies, gene therapy and stem-cell transplants. Governments, universities and firms together spend around $1.4 trillion a year on R&D, more than ever before.

Yet nobody recently has come up with an invention half as useful as that depicted on our cover. With its clean lines and intuitive user interface, the humble loo transformed the lives of billions of people. And it wasn’t just modern sanitation that sprang from late-19th and early-20th-century brains: they produced cars, planes, the telephone, radio and antibiotics.

Modern science has failed to make anything like the same impact, and this is why a growing band of thinkers claim that the pace of innovation has slowed (see article). Interestingly, the gloomsters include not just academics such as Robert Gordon, the American economist who offered the toilet test of uninventiveness, but also entrepreneurs such as Peter Thiel, a venture capitalist behind Facebook.

If the pessimists are right, the implications are huge. Economies can generate growth by adding more stuff: more workers, investment and education. But sustained increases in output per person, which are necessary to raise incomes and welfare, entail using the stuff we already have in better ways—innovating, in other words. If the rate at which we innovate, and spread that innovation, slows down, so too, other things being equal, will our growth rate.

Doom, gloom and productivity figures  >>>     Leer más “The great innovation debate | economist.com”

A la publicidad le gusta bailar


http://www.elogia.net

El baile gusta.

Al fin y al cabo no es más que música en movimiento. Y la música es uno de los lenguajes más universales (o el más universal) que conocemos.

Por eso llevamos ya unos añitos viendo como la danza se está metiendo de pleno en la publicidad.  Desde la sorprendente acción de dance marketing de la flash Mob de T-Mobile hasta el nostálgico 100 years of Dance. Y por supuesto no podemos pasar por alto el spot de la marca de haute couture Lanvin,  que el año pasado nos dejó atónitos enseñándonos a súper top models bailando al son de Pitbull, conviertiéndose en uno de los vídeos más virales de la temporada.

Ahora, Levis se ha unido a esta tendencia para demostrar que sus nuevos jeans son realmente elásticos. La marca americana ha elegido a dos bailarines del ballet de Corea para protagonizar una historia de amor urbano. Está claro que todavía pocas personas se gastarán 50 euros para ver el Ballet de Corea en un Teatro pero muchas disfrutarán viéndoles bailar en el spot de Levis.

Y es que la evolución de baile con las fusiones de variedad de estilos, los videoclips y los formatos televisivos basados en el  programa líder de audiencia So You Think You Can Dance” (“Fama”) han hecho que este arte sea accesible al gran público en todos sus registros. Ya no sólo el hip hop, el jazz o los bailes de salón, sino la danza contemporánea y el ballet también.

Leer más “A la publicidad le gusta bailar”