Lo más importante que tiene una empresa es gente motivada”

De Andrés, con más de 20 años de recorrido profesional en los cinco continentes -donde dio capacitaciones sobre inteligencia emocional y motivación para empresas-, tiene el aval de Jack Canfield, co-autor de El secreto y de Chocolate caliente para el alma (que vendió más de 100 millones de copias y fue traducido a 54 idiomas). Hoy, junto a su hija Florencia, ofrece cursos, conferencias y hasta protagonizó un documental que distribuye Sony. Los temas que abordan trascienden las barreras culturales y sociales y se aplican tanto a cuestiones laborales y de emprendedorismo como de desarrollo personal.
“A nuestras charlas asiste desde el CEO de una automotriz hasta un joven estudiante. Buscamos llegar a las esencias de las preguntas que nos hacemos todos. ¿Cómo hacer para no tener miedo? ¿Cómo no sentirme solo? ¿Cómo motivar a mi equipo? ¿Cómo comunicarme mejor con las personas que trabajan conmigo? En management sabemos que el capital humano es lo más importante que tiene una


http://bit.ly/zkdq4E

03-02-12 00:00 Discípulas de los autores de El Secreto, Verónica de Andrés y su hija Florencia ya son best sellers del ámbito de la superación personal. El nuevo paradigma laboral y la confianza aplicada a los negocios.

 Por Laura Mafud
Walt Disney proyectó su imperio desde tres salas. En la primera, la “Para soñar”, colgaba imágenes de aquello a lo que aspiraba. En la segunda, accionaba y definía estrategias. En la tercera, evaluaba cómo mejorar resultados con menos esfuerzo. Sin dudas. Emprendedor y visionario, terminó fundando un imperio que, a 45 años de su muerte, genera ingresos por u$s 30.000 millones anuales y gestiona 18 parques temáticos, 39 hoteles, ocho estudios cinematográficos y 12 canales de tevé. Esta historia la recuerdan Verónica de Andrés y Florencia Andrés, especialistas en coaching y temáticas vinculadas a la inteligencia emocional y liderazgo, cuyo libro (Confianza total, editado 12 veces por Planeta) rankea entre los más vendidos en 2011 y acaba de ser traducido al portugués, alemán, italiano, griego y holandés.
A poco de presentarse en la Costa Atlántica y en el Teatro Maipo, De Andrés conversó con WE sobre cómo su método -que toma varias vertientes, como las neurociencias y la psicología cognitiva- puede ayudar al hombre de negocios y a emprendedores a trazar un camino efectivo. “El objetivo es que las personas se reconecten con un sueño para luego transformarlo en un proyecto concreto. Es preguntarnos qué quiero hacer. En general, nos enfocamos más en lo que no queremos que en lo que sí”, dice.  Leer más “Lo más importante que tiene una empresa es gente motivada””

Desarrollo sostenible: crítica al modelo estándar, por Leonardo Boff

Socialmente justo: si hay una cosa que el actual desarrollo industrial/capitalista no puede decir de sí mismo es que es
 socialmente justo. Si lo fuera, no habría 1,4 miles de millones de hambrientos en el mundo y la mayoría de las naciones en la pobreza. Detengámonos solamente en el caso de Brasil. El Atlas Social de Brasil de 2010 (IPEA) refiere que 5000 familias controlan el 46% del PIB. El gobierno destina anualmente 125.000 millones de reales al sistema financiero para pagar con intereses los préstamos hechos y destina solamente 40.000 millones de reales a los programas sociales que benefician a las grandes mayorías pobres. Todo esto denuncia la falsedad de la retórica de un desarrollo socialmente justo, imposible dentro del actual paradigma económico.

Ambientalmente correcto: el actual tipo de desarrollo se hace llevando a cabo una guerra imparable contra Gaia, arrancando de ella todo lo que le es útil y objeto de lucro, especialmente para aquellas minorías que controlan el proceso. Según el índice Planeta vivo de la ONU (2010) en menos de 40 años la biodiversidad global sufrió una caída del 30%. Solamente desde 1998 hasta ahora ha habido un salto del 35% en las emisiones de gases de efecto invernadero. En vez de hablar de los límites del crecimiento, mejor haríamos en hablar de los límites de agresión a la Tierra.


http://espiritualidadypolitica.blogspot.com
Por Cristóbal Cervantes

Los documentos oficiales de la ONU así como el borrador actual de Río+20 dedican gran espacio al modelo de desarrollo sostenible: debe ser económicamente viable, socialmente justo y ambientalmente correcto. Es la famosa tripleta llamadaTriple Botton Line (la línea de los tres pilares) , creada en 1990 por el británico John Elkington, fundador de la ONGSustainAbility. Pero este modelo no resiste una crítica seria.

Desarrollo económicamente viable: En el lenguaje político de los gobiernos de las empresas, desarrollo equivale al producto interior bruto (PIB). ¡Ay de la empresa y del país que no tengan índices positivos de crecimiento anual! Entran en crisis o en recesión con la consiguiente disminución del consumo y generación de desempleo: en el mundo de los negocios, éste consiste en ganar dinero, con la menor inversión posible, con la máxima rentabilidad posible, con la competencia más fuerte y en el menor tiempo posible. Leer más “Desarrollo sostenible: crítica al modelo estándar, por Leonardo Boff”

Planeta, Sociedad, Mercado

1. Planeta
Solo tenemos un planeta de la misma manera que solo tenemos una vida. Si educáramos nuestra capacidad de escuchar, veríamos que la madre naturaleza nos enseña que la manera más simple y eficaz de gestionar todas las cosas, es convertir nuestros pensamientos y nuestras acciones en nutrientes en lugar de abandonarlas como residuos. Conectarse verdaderamente al mundo no es enchufarse a la última herramienta tecnológica, sino entender que nuestro planeta es por encima de todo nuestra casa común y no solo una tienda.

2. Sociedad
En una sociedad de consumo, las marcas son cultura y deben ejercer este poder cultural con responsabilidad social, siendo conscientes de su papel directo y determinante en la construcción de nuestro futuro común y entendiendo la ética y honestidad como una inversión, ya que los consumidores son cada vez más inteligentes y exigentes ante las marcas sin valores reales.

3. Mercado
La Cultura basada en el Interés Propio, el Mercado y el Corto Plazo se muestra cada vez más insostenible en un mundo en el que todo está conectado con todo. Se requiere con urgencia de un cambio consciente en nuestras prioridades como individuos para que las prioridades de nuestro mundo y nuestra realidad, cambien. Los empresarios, los directivos, los branders, los marketers, los emprendedores, los publicistas, los diseñadores, los creativos, los consultores, los comunicadores… tenemos la oportunidad de ser los primeros en liderar la construcción de un nuevo marco común de esperanza colectiva basado en una simple evidencia: Sin Planeta no hay Sociedad y sin Sociedad no hay Mercado: En este nuevo paradigma, el orden de los factores sí altera el producto.


por joan jimenez
http://www.spoonch.com/2011/12/planeta-sociedad-mercado/

1. Planeta
Solo tenemos un planeta de la misma manera que solo tenemos una vida. Si educáramos nuestra capacidad de escuchar, veríamos que la madre naturaleza nos enseña que la manera más simple y eficaz de gestionar todas las cosas, es convertir nuestros pensamientos y nuestras acciones en nutrientes en lugar de abandonarlas como residuos. Conectarse verdaderamente al mundo no es enchufarse a la última herramienta tecnológica, sino entender que nuestro planeta es por encima de todo nuestra casa común y no solo una tienda.

2. Sociedad
En una sociedad de consumo, las marcas son cultura y deben ejercer este poder cultural con responsabilidad social, siendo conscientes de su papel directo y determinante en la construcción de nuestro futuro común y entendiendo la ética y honestidad como una inversión, ya que los consumidores son cada vez más inteligentes y exigentes ante las marcas sin valores reales.

3. Mercado
La Cultura basada en el Interés Propio, el Mercado y el Corto Plazo se muestra cada vez más insostenible en un mundo en el que todo está conectado con todo. Se requiere con urgencia de un cambio consciente en nuestras prioridades como individuos para que las prioridades de nuestro mundo y nuestra realidad, cambien. Los empresarios, los directivos, los branders, los marketers, los emprendedores, los publicistas, los diseñadores, los creativos, los consultores, los comunicadores… tenemos la oportunidad de ser los primeros en liderar la construcción de un nuevo marco común de esperanza colectiva basado en una simple evidencia: Sin Planeta no hay Sociedad y sin Sociedad no hay Mercado: En este nuevo paradigma, el orden de los factores sí altera el producto.