5 Características de un Líder Exitoso

El modelo de liderazgo que estaba basado en una autoridad que imparte órdenes y que conforma una relación de poder jerárquica con sus subalternos, ha sido sustituido por un tipo de liderazgo que apoya a los empleados para que se involucren emocionalmente con lo que realicen.

En este sentido, a continuación se presentan 5 habilidades que debe poseer una persona para poder ser un buen líder.

Anuncios

5 caracteristicas del lider exitosoEl modelo de liderazgo que estaba basado en una autoridad que imparte órdenes y que conforma una relación de poder jerárquica con sus subalternos, ha sido sustituido por un tipo de liderazgo que apoya a los empleados para que se involucren emocionalmente con lo que realicen.

En este sentido, a continuación se presentan 5 habilidades que debe poseer una persona para poder ser un buen líder.

• Tiene motivación y motiva a su equipo:

La clave del éxito de los grandes líderes es que sienten pasión por todo lo que hacen. Esto es muy importante, porque a través de la motivación logran transmitir mensajes positivos que persuaden o influencian a la gente.

El líder auténtico, debe dar paso a la emergencia de nuevos liderazgos, haciendo que cada miembro de su equipo de trabajo pueda sacar lo mejor de sí mismo y dé el 100% de su potencial.

En última instancia, la motivación genera vínculos entre el líder y sus seguidores, así como entre la organización y la relación con sus clientes. Leer más “5 Características de un Líder Exitoso”

Cómo preparar una estrategia publicitaria

La inversión en diseño y publicidad son el resultado de una evaluación profunda de varios aspectos a tomar en cuenta, los cuales en cierta forma quedan fijados en 3 niveles fundamentales: ¿quién soy?, ¿cómo soy? ¿quién voy a ser?. Bajo esta mirada, y tomando en cuenta otros factores que analizaremos en este escrito, se define un plan de trabajo y un camino a seguir en términos publicitarios.

Para poder evaluar los aspectos y pautas necesarias para enfocar con inteligencia un esfuerzo o compromiso publicitario, no basta, claro está, con responderse a estas preguntas a las que hacemos referencia. Es necesario ser auto críticos, evaluativos, observadores. Es importante el pasado, presente y futuro de la marca, producto o empresa; su relación con la competencia y el posicionamiento en el mercado; conocer a fondo las ventajas y desventajas, las falencias y las fortalezas; establecer un plan de trabajo que relacione capacidad de respuesta, oportunidades, metas y objetivos.


perparar-estrategia-publicitariaLa publicidad es una de las tantas actividades que responden a un grupo de factores de marketing interrelacionados, que dan como resultado una proyección fijada en tiempo y espacio de una marca o producto.

La inversión en diseño y publicidad son el resultado de una evaluación profunda de varios aspectos a tomar en cuenta, los cuales en cierta forma quedan fijados en 3 niveles fundamentales: ¿quién soy?, ¿cómo soy? ¿quién voy a ser?. Bajo esta mirada, y tomando en cuenta otros factores que analizaremos en este escrito, se define un plan de trabajo y un camino a seguir en términos publicitarios.

Para poder evaluar los aspectos y pautas necesarias para enfocar con inteligencia un esfuerzo o compromiso publicitario, no basta, claro está, con responderse a estas preguntas a las que hacemos referencia. Es necesario ser auto críticos, evaluativos, observadores. Es importante el pasado, presente y futuro de la marca, producto o empresa; su relación con la competencia y el posicionamiento en el mercado; conocer a fondo las ventajas y desventajas, las falencias y las fortalezas; establecer un plan de trabajo que relacione capacidad de respuesta, oportunidades, metas y objetivos. Leer más “Cómo preparar una estrategia publicitaria”

Aprender y Desaprender: “Managers not MBAs”

En su libro y en sus escritos, Mintzberg opina que ha llegado la hora de reconsiderar la propia idea de la formación del management, y especialmente el diseño de programas de postgrado para directivos en activo. En colaboración con un amplio plantel de profesores- Indian Institute of Management en Bangalore; Insead, de Francia; Lancaster University en Inglaterra, Hitotsubashi University, Kobe University, Japan Advanced Institute of Science and Technology; y Korean Development Institute-Mintzberg y ese selecto grupo han analizado las innovaciones en la educación y desarrollo de directivos más interesantes y generado sus propias iniciativas para a continuación crear el International Masters Program in Practicing Management, programa que prescinde de algunas de las más arraigadas creencias acerca de la formación de directivos y parte de siete premisas básicas en torno a las cuales se debe concebir la formación en management:


aprender-y-desaprender-managers-not-mbas-de-henry-mintzbergSabemos de Henry Mintzberg que es un iconoclasta. Un experto en management que cuestiona la sabiduría tradicional. Ahora se ha embarcado en un proyecto muy atractivo y rompedor: cambiar todo el esquema formativo de los MBAs y programas de desarrollo directivo.

A ello dedica este libro, “Managers not MBAs”, Prentice Hall, 2004.  Los comentarios que siguen están extractados de esta obra y de algunos de sus escritos. Es un trabajo muy interesante para reflexionar acerca de la utilidad y de la validez de los programas y formas de impartirlos en estos comienzos de siglo.

Imagen: edición de Managers Magazine a partir de web.educastur.princast.es
En todos los niveles educativos las materias se dividen en categorías separadas definidas por cómo se ha generado el conocimiento, no por cómo se utiliza; los especialistas de cada asignatura o tema defienden sus propias visiones del mundo y de la realidad. Por ejemplo, en un MBA se estudia la creación de valor para el accionista en Finanzas, la delegación en Comportamiento de las Organizaciones, y el servicio al cliente en Marketing. Se supone que los estudiantes serán capaces de integrar estas tres materias y muchas más pero nunca lo consiguen. La razón es que la gestión empresarial, el management, no es ni una ciencia ni una profesión; ni una función ni una combinación de funciones. La gestión empresarial es una práctica, un oficio, que puede y debe utilizar el saber científico y el artístico. Los directivos  afrontan su tarea sabiendo que tiene toda la complejidad de la vida; en absoluto les sirven los paquetes compartimentalizados.

El conocimiento puede ser importante pero la clave es la sabiduría, la capacidad de combinar de manera juiciosa las diferentes fuentes del conocimiento. Leer más “Aprender y Desaprender: “Managers not MBAs””

Government to report on failed ad campaigns

Marketing has learned that, in an unprecedented move, the newly formed spending watchdog Efficiency and Reform Group (ERG) will publish line-by-line accounts of all campaigns that have been refused funding since June, when the government’s marketing ‘freeze’ came into force. The body plans to repeat this exercise quarterly.

Details to be published include the amount of funding requested, the government department responsible for the claim and a brief description of the campaign itself.


The government is set to release details of ad campaigns that fail to gain Cabinet Office approval, as part of a drive for greater transparency in public sector marketing.

Government advertising
Government advertising

Marketing has learned that, in an unprecedented move, the newly formed spending watchdog Efficiency and Reform Group (ERG) will publish line-by-line accounts of all campaigns that have been refused funding since June, when the government’s marketing ‘freeze’ came into force. The body plans to repeat this exercise quarterly.

Details to be published include the amount of funding requested, the government department responsible for the claim and a brief description of the campaign itself. Leer más “Government to report on failed ad campaigns”

Breve historia del pensamiento económico II: de los Neoclásicos a los Neokeynesianos

A partir de la década de 1870, los economistas neoclásicos como William Stanley Jevons en Gran Bretaña, Léon Walras en Suiza, y Karl Menger en Austria, imprimieron un giro a la economía, abandonaron las limitaciones de la oferta para centrarse en la interpretación de las preferencias de los consumidores en términos psicológicos.

Al fijarse en el estudio de la utilidad o satisfacción obtenida con la última unidad, o unidad marginal, consumida, los neoclásicos explicaban la formación de los precios, no en función de la cantidad de trabajo necesaria para producir los bienes, como en las teorías de Ricardo y de Marx, sino en función de la intensidad de la preferencia de los consumidores en obtener una unidad adicional de un determinado producto.

El economista británico Alfred Marshall, en su obra maestra, Principios de Economía (1890), explicaba la demanda a partir del principio de utilidad marginal, y la oferta a partir del coste marginal (coste de producir la última unidad).


john-maynard-keynes-historia-del-pensamiento-economico

En el anterior artículo Sebastián Laza analizaba la historia del pensamiento económico desde sus orígenes, con el Mercantilismo y la Fisiocracia, pasando por Adam Smith hasta el Marxismo.

En el presente artículo se explica de una manera muy sencilla la economía desde la perspectiva de la Escuela Neoclásica, la Escuela Keynesiana y la Economía Analítica para desembocar en pensadores contemporáneos como Olivier Blanchard, Greg Mankiw o Ben Bernanke.

Imagen: John Maynard Keynes, uno de los economistas más influyentes del S. XX Fuente: Imageshack.

E. Escuela Neoclásica

La economía clásica partía del principio de escasez, como lo muestra la ley de rendimientos decrecientes y la doctrina malthusiana sobre la población.

A partir de la década de 1870, los economistas neoclásicos como William Stanley Jevons en Gran Bretaña, Léon Walras en Suiza, y Karl Menger en Austria, imprimieron un giro a la economía, abandonaron las limitaciones de la oferta para centrarse en la interpretación de las preferencias de los consumidores en términos psicológicos.

Al fijarse en el estudio de la utilidad o satisfacción obtenida con la última unidad, o unidad marginal, consumida, los neoclásicos explicaban la formación de los precios, no en función de la cantidad de trabajo necesaria para producir los bienes, como en las teorías de Ricardo y de Marx, sino en función de la intensidad de la preferencia de los consumidores en obtener una unidad adicional de un determinado producto.

El economista británico Alfred Marshall, en su obra maestra, Principios de Economía (1890), explicaba la demanda a partir del principio de utilidad marginal, y la oferta a partir del coste marginal (coste de producir la última unidad).

En los mercados competitivos, las preferencias de los consumidores hacia los bienes más baratos y la de los productores hacia los más caros, se ajustarían para alcanzar un nivel de equilibrio. Ese precio de equilibrio sería aquel que hiciera coincidir la cantidad que los compradores quieren comprar con la que los productores desean vender.

Este equilibrio también se alcanzaría en los mercados de dinero y de trabajo. En los mercados financieros, los tipos de interés equilibrarían la cantidad de dinero que desean prestar los ahorradores y la cantidad de dinero que desean pedir prestado los inversores.

Los prestatarios quieren utilizar los préstamos que reciben para invertir en actividades que les permitan obtener beneficios superiores a los tipos de interés que tienen que pagar por los préstamos.

Por su parte, los ahorradores cobran un precio a cambio de ceder su dinero y posponer la percepción de la utilidad que obtendrán al gastarlo. En el mercado de trabajo se alcanza asimismo un equilibrio.

En los mercados de trabajo competitivos, los salarios pagados representan, por lo menos, el valor que el empresario otorga a la producción obtenida durante las horas trabajadas, que tiene que ser igual a la compensación que desea recibir el trabajador a cambio del cansancio y el tedio laboral.

La doctrina neoclásica es, de forma implícita, conservadora. Los defensores de esta doctrina prefieren que operen los mercados competitivos a que haya una intervención pública.

Al menos hasta la Gran Depresión de la década de 1930, se defendía que la mejor política era la que reflejaba el pensamiento de Adam Smith: bajos impuestos, ahorro en el gasto público y presupuestos equilibrados.

A los neoclásicos no les preocupa la causa de la riqueza, explican que la desigual distribución de ésta y de los ingresos se debe en gran medida a los distintos grados de inteligencia, talento, energía y ambición de las personas.

Por lo tanto, el éxito de cada individuo depende de sus características individuales, y no de que se beneficien de ventajas excepcionales en el sentido que hablaba Marx.

En las sociedades capitalistas, la economía neoclásica es la doctrina predominante a la hora de explicar la formación de los precios y el origen de los ingresos.

De hecho la mayor parte de la Microeconomía que se estudia hoy en las universidades (a nivel de grado) se la debemos principalmente a ellos. Leer más “Breve historia del pensamiento económico II: de los Neoclásicos a los Neokeynesianos”

Breve historia del pensamiento económico I: del Mercantilismo al Marxismo

Aunque fueron frecuentes las divergencias entre los economistas desde la publicación de La Riqueza de las Naciones (1776) de Smith hasta la de Principios de Economía Política (1848) de Mill, los economistas pertenecientes a esta escuela coincidían en los conceptos principales. Todos defendían la propiedad privada, los mercados y creían, como decía Mill, que “sólo a través del principio de la competencia tiene la economía política una pretensión de ser ciencia”.

Compartían la desconfianza de Smith hacia los gobiernos, y su fe ciega en el poder del egoísmo y su famosa “mano invisible”, que hacía posible que el bienestar social se alcanzara mediante la búsqueda individual del interés personal.

Los clásicos tomaron de Ricardo el concepto de rendimientos decrecientes, que afirma que a medida que se aumenta la fuerza de trabajo y el capital que se utiliza para labrar la tierra, disminuyen los rendimientos o, como decía Ricardo, ”superada cierta etapa, no muy avanzada, el progreso de la agricultura disminuye de una forma paulatina”.

El alcance de la ciencia económica se amplió de manera considerable cuando Smith subrayó el papel del consumo sobre el de la producción. Smith confiaba en que era posible aumentar el nivel general de vida del conjunto de la comunidad.


adam-smith-historia-del-pensamiento-economicoHace una semana leí un muy interesante artículo sobre  historia de la economía escrito por Sebastián Laza hace al menos 5 años. Trata de manera muy breve y completa sobre las 8 principales corrientes de pensamiento económico desde Grecia hasta nuestros días. Está escrito en un lenguaje muy sencillo para los profanos en la materia, por lo que cualquiera que tenga curiosidad y 15 minutos podrá aprender mucho con ambos artículos. Para hacer más amena su lectura, he dividido el artículo original de Sebastián en dos posts.

Imagen: Adam Smith, padre del capitalismo. Fuente: Google Sites. Leer más “Breve historia del pensamiento económico I: del Mercantilismo al Marxismo”

Marketing lateral III: retar lo establecido

Un ejemplo con todo lujo de detalles una de las técnicas más útiles del Pensamiento Lateral: la Lista de Comprobación. Analice los seis puntos que deberemos poner a prueba para desmontar lo cotidiano y abrir esos nuevos horizontes que ni se nos habían imaginado que pudieran existir.

El pensamiento lateral dispone de diferentes formas de llevarlo a la práctica según los enfoques que acometamos. En este caso es la técnica de la Lista de Comprobación y los seis puntos que deberemos desafiar para generar esas nuevas ideas.

1. Ideas Dominantes
2. Fronteras o Límites
3. Suposiciones
4. Factores Esenciales
5. Factores de Evitación
6. Polarización


 marketing-lateral-y-creatividadUn ejemplo con todo lujo de detalles una de las técnicas más útiles del Pensamiento Lateral: la Lista de Comprobación. Analice los seis puntos que deberemos poner a prueba para desmontar lo cotidiano y abrir esos nuevos horizontes que ni se nos habían imaginado que pudieran existir.

El pensamiento lateral dispone de diferentes formas de llevarlo a la práctica según los enfoques que acometamos. En este caso es la técnica de la Lista de Comprobación y los seis puntos que deberemos desafiar para generar esas nuevas ideas.

  1. Ideas Dominantes
  2. Fronteras o Límites
  3. Suposiciones
  4. Factores Esenciales
  5. Factores de Evitación
  6. Polarización Leer más “Marketing lateral III: retar lo establecido”