Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los investigadores líder en el tema de la felicidad, describe el flujo como “estar totalmente absorto por la actividad que se realiza.


Centro de Innovación BBVAConectar con el flujo

En el flujo hay diversión

Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los investigadores líder en el tema de la felicidad, describe el flujo como “estar totalmente absorto por la actividad que se realiza. El ego desaparece. El tiempo vuela. Cada acción, movimiento y pensamiento sigue inevitablemente al anterior, como si se tocase jazz. Todo tu ser está implicado, y estás utilizando tus habilidades al máximo”. En el flujo hay ocho componentes clave:

  • Que suponga un reto y requiera destreza
  • Una fusión entre acción y consciencia
  • Objetivos claros
  • Retroalimentación directa e inmediata
  • Concentración en la tarea que se realiza
  • Sensación de control
  • Pérdida de la auto-consciencia
  • Distorsión del sentido del tiempo

La experiencia de flujo se describe a menudo como “un placer espontáneo mientras se desarrolla una tarea”. En el contexto de los deportes, los atletas hablan a menudo de sentirse dentro de “la zona”, en un estado “en el que el cuerpo y la mente están en perfecta armonía y el movimiento se hace sin esfuerzo”.

Fuentes: Wired |has shown Go with the Flow, 1996.

Gartner | Maverick Research: Motivation, Momentum and Meaning: How Gamification Can Inspire Engagement, October 2011

Gestionar el flujo

Las investigaciones han demostrado que normalmente se tarda años, si no décadas, en aprender la estructura de una actividad y dominar las aptitudes y habilidades necesarias para experimentar flujo. En caso contrario, sería necesario estar inmerso en un contexto realmente espectacular e inusual.

Sin embargo, con los videojuegos se puede pasar de cero a flujo en cuestión de 30 segundos. La industria del videojuego ha entendido este concepto y acumula mucha experiencia y conocimiento en el dominio del poder del flujo. Leer más “Mihaly Csikszentmihalyi, uno de los investigadores líder en el tema de la felicidad, describe el flujo como “estar totalmente absorto por la actividad que se realiza.”

Cómo sobreviviríamos un día sin Internet

Supongamos que ese día limpie la casa y acomode sus discos; cambie una lamparita y anote varias ideas para no perderlas; hasta lea un libro, cocine y algunas cosas más. ¿Así sería un día sin Internet? Tal vez. Pero otra versión menos doméstica indica que personas, empresas, instituciones y gobiernos quedarían paralizadas. Podría causar trastornos de ansiedad, incomunicación, impactar en la economía mundial y, porque no, otorgar algo de paz a los adictos a la Red de Redes.

Y todo esto podría ocurrir este miércoles.

La amenaza de Google, Yahoo!, Facebook, Foursquare, Twitter, Wikipedia, Amazon, Mozilla, AOL, eBay, PayPal, IAC, Linkedin, OpenDNS y Zynga de suspender sus servicios por 24 horas frente al debate en el Congreso de los Estados Unidos de la ley antipiratería digital conocida como Stop Online Piracy Act (SOPA), que restringiría a la posibilidad de compartir contenidos, abrió un interrogante: ¿qué pasaría si ése u otro día cualquiera, Internet, algo que hoy se considera tan “natural” como la luz eléctrica o el agua corriente, ya no estuviera ahí disponible?

Para tener una idea del impacto bastan algunos datos. En un día, en la Web se registran más de 100.800 dominios, se mandan 250.000 millones de mails, se suben 864.000 videos a YouTube, se escriben más de 936.000.000 comentarios en Facebook y se emiten 102.600.000 tweets .

Eso no es todo. En Google se realizan 1000 millones de búsquedas, se escriben 2.160.000 actualizaciones de blogs , se producen 532.800.000 llamadas por Skype y se descargan en iPhones 18.720.000 aplicaciones.


Tecnología / La protesta digital contra una ley antipirateria

Este miércoles, los gigantes de la Red, como Google y Facebook, podrían suspender sus servicios; ¿el mundo está preparado para ello?

Por Franco Varise  | LA NACION  

Supongamos que ese día limpie la casa y acomode sus discos; cambie una lamparita y anote varias ideas para no perderlas; hasta lea un libro, cocine y algunas cosas más. ¿Así sería un día sin Internet? Tal vez. Pero otra versión menos doméstica indica que personas, empresas, instituciones y gobiernos quedarían paralizadas. Podría causar trastornos de ansiedad, incomunicación, impactar en la economía mundial y, porque no, otorgar algo de paz a los adictos a la Red de Redes.

Y todo esto podría ocurrir este miércoles.

La amenaza de Google, Yahoo!, Facebook, Foursquare, Twitter, Wikipedia, Amazon, Mozilla, AOL, eBay, PayPal, IAC, Linkedin, OpenDNS y Zynga de suspender sus servicios por 24 horas frente al debate en el Congreso de los Estados Unidos de la ley antipiratería digital conocida como Stop Online Piracy Act (SOPA), que restringiría a la posibilidad de compartir contenidos, abrió un interrogante: ¿qué pasaría si ése u otro día cualquiera, Internet, algo que hoy se considera tan “natural” como la luz eléctrica o el agua corriente, ya no estuviera ahí disponible?

Para tener una idea del impacto bastan algunos datos. En un día, en la Web se registran más de 100.800 dominios, se mandan 250.000 millones de mails, se suben 864.000 videos a YouTube, se escriben más de 936.000.000 comentarios en Facebook y se emiten 102.600.000 tweets .

Eso no es todo. En Google se realizan 1000 millones de búsquedas, se escriben 2.160.000 actualizaciones de blogs , se producen 532.800.000 llamadas por Skype y se descargan en iPhones 18.720.000 aplicaciones.

Parece mentira, pero en veinte años Internet logró que casi toda actividad humana esté montada sobre ella de una manera difícil de imaginar. Y, aunque el mundo existió antes de Internet, de manera “analógica”, imaginarse qué sería de la humanidad sin la conectividad y ubicuidad de los dispositivos tecnológicos suena por lo menos raro. Leer más “Cómo sobreviviríamos un día sin Internet”