CLARIANT Incorporará – @luisguiobbio


Sí tienes experiencia en áreas de Pintura – el aviso de Vendedor Técnico de Pigmentos, es viable, factible y muy competitiva, no lo dudes!

Tu peor cara, puede ser tu nueva contraseña – vía @merca20


cara_015

Con la idea de hacer más segura la identificación del usuario en los dispositivos Android, Google está tramitando una patente que le permitirá usar gestos propios de cada usuario como clave de acceso. Obviamente que un gesto determinado es más difícil de replicar que una foto tradicional.

De acuerdo al sitio británico V3, el documento ya fue presentado en la Oficina de Patentes de los Estados Unidos y describe el sistema en el cual un dispositivo tendrá la capacidad de detectar y reconocer patrones faciales y seguir varios movimientos en una serie de imágenes. El sistema podrá seguir el movimiento de cierta parte de la cara por medio de la “recepción de primeras y segundas imágenes del rostro del usuario, donde una o las dos imágenes han sido garantizadas por el reconocimiento del calce”.
Artículo completo 🙂
http://goo.gl/Bnp23

Historia de Blockbuster



Via historiasdegrandesexitos.com | por Luis Alberto Cardenas

La primera tienda Blockbuster abrió el 19 de octubre de 1985 en la ciudad de Dallas, Texas, Estados Unidos. El fundador de la compañía fue el empresario norteamericano de origen holandés Wayne Huizenga.

 

Para 1987 la compañía tenía ya 17 tiendas en los Estados Unidos.
La expansión de la cadena Blockbuster inicio en 1989 al abrir su primera tienda fuera de Estados Unidos en Londres Inglaterra, continuando esta con la apertura de 12 sucursales en Canadá en 1990.
En 1992 se abren las primeras tiendas en Australia, Chile, España y Venezuela.
En 1993 la empresa abrió su tienda número 3000 en Nueva York.
La compañía fue adquirida en 1994 por Viacom Inc. por 8.4 billones de dólares.
En 1995 abre nuevas sucursales en Italia, Argentina y Nueva Zelanda.
En 1996 la Blockbuster Entertainment Corporation cambió su nombre a Blockbuster Inc., y sus tiendas entonces llamadas Blockbuster Video, pasaron a ser solo Blockbuster; sin embargo, las tiendas anteriores a este año conservaron su antiguo nombre. Leer más “Historia de Blockbuster”

Startup Stay, un negocio bajo el mismo techo


 

La plataforma online facilita el hospedaje entre emprendedores del mundo para cubrir viajes de trabajo y a su vez conectarlos. Uno de sus fundadores habló conInfobae América

 

Los argentinos Fred Caballero y Facundo Villaveiran son fundadores de Startup Stay, una comunidad online para emprendedores que viajan. Estos dos amigos se conocieron en Irlanda y comenzaron con una agencia online en 2007. Con su ahorros, crearon esta plataforma que en pocas días en línea ya suma más de 3.000 miembros.  Leer más “Startup Stay, un negocio bajo el mismo techo”

Dark social: la clave para entender la difusión de contenidos | tristanelosegui.com


tristanelosegui.com

Hace unos días leí un post escrito por Alexis C. Madrigal (Editor en The Atlantic –@alexismadrigal), que hablaba sobre un nuevo término que nos iba a cambiar la forma de entender como se comparte en Internet: . Y pensé (lo reconozco), otro post con título grandilocuente. Pero al leerlo tuve que comerme mis palabras.

No es un gran descubrimiento, pero si nos permite entender algo que intuíamos: el medio preferido para compartir  es el email y no las redes sociales.

Dark social es una forma de cuantificar cuánto tráfico social recibimos. Entendiendo tráfico socialcomo el tráfico provocado por la difusión de contenido por parte de los usuarios, ya sea a través de redes sociales, email o chat.

En el último estudio que he leído (realizado por 33 Across para Business Insider), concluyen que el 82% del contenido compartido se hace copiando y pegando la URL en un email, red social, chat o similar y el 18% restante mediante botones sociales. Por lo que una primera conclusión es que los botones sociales son totalmente secundarios.

¿Y qué ocurre después de pegar el link?

El 69,9% se comparte por email y el 19,6% por Facebook (el resto de redes sociales tienen porcentajes mínimos).

Porcentaje de contenido compartido copiando y pegando la URL

Porcentaje de contenido compartido copiando y pegando la URL

Este 82% es el porcentaje máximo de tráfico denominado dark social que podríamos recibir, porque como vemos en el gráfico sólo el 69,9% lo termina enviando por email. El resto lo comparte por redes sociales. Así que el dato que finalmente llega como dark social a nuestros analytics es sólo una parte de lo que podría ser. Voy a explicarlo mejor.

¿Qué es dark social? Leer más “Dark social: la clave para entender la difusión de contenidos | tristanelosegui.com”

La extinción menos pensada | Revista Ñ


 

Como ocurre con las especies animales, los signos de puntuación también nacen, viven y mueren. ¿Las nuevas tecnologías impulsan la desaparición del “¿” y el “¡”?

POR FEDERICO KUKSO

Ilustración: Lorana Ruíz
Ilustración: Lorana Ruíz

Como el sonido lejano de la alarma de un auto, el dato se repite tantas veces que ya se volvió invisible. Olvidamos que está ahí: cada día se extinguen unas 150 especies de animales en el mundo. Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el 41% de los anfibios, un 33% de los corales, un 25% de los mamíferos y un 13% de las aves están en rumbo directo a decirle adiós, y para siempre, a la Tierra. El orangután de Sumatra, el leopardo de las nieves y la tortuga baula se encuentran a punto de transformarse en simples figuritas del álbum de los recuerdos de la naturaleza. Y no sería nada extraño si, dentro de un par de décadas, el gorila de montaña, el atún rojo y el rinoceronte de Java fueran confundidos con el hipogrifo, el Odradek y demás ejemplares de El libro de los seres imaginarios borgiano.

El golpe –ecológico, ético, biológico–, claro, es fuerte. Pero eso no implica que sea el único. Las especies de animales no son las únicas que se extinguen. Se extinguen, también, las lenguas: de los 6.809 idiomas que se supone hay en el planeta, desaparece uno cada 15 días, sin contar con que en la Argentina ya se esfumaron el atacameño, el ona, el gününa küne y el vilela. Y, por si fuera poco, se extinguen también los símbolos. Y entre ellos, aunque parezcan eternos e intocables, aquellos de un gremio especial: los signos de puntuación, aquellos semáforos de la lengua que ayudan a que no nos tropecemos ni atragantemos con las palabras.

Algunos, incluso, desaparecen sin que muchos supieran siquiera que alguna vez estuvieron ahí, listos para ser usados. Por ejemplo, uno llamado “interrobang”. Indicador de sorpresa, algo así como “?!” –del “¿¡en serio!?”– pero fusionados en el mismo símbolo, fue inventado en los sesenta por el publicista neoyorquino Martin Spekter. Arañó la fama cuando se coló entre las teclas de las máquinas de escribir Remington en 1968 pero no tardó en hundirse en el olvido. Leer más “La extinción menos pensada | Revista Ñ”

El lenguaje de la mensajería instantánea (I,II y III) | manualdeestilo.com



manualdeestilo.com

1. Extensión y tiempo de lectura

Como decíamos en artículos anteriores, el costo, la premura y la dificultad para escribir determina en gran medida la concreción del mensaje y la manera de escribirlo.

El chat y la mensajería instantánea son métodos de comunicación que están a caballo entre la conversación y la epístola, o el mensaje electrónico, si se prefiere, de ahí que el lenguaje suela ser informal y coloquial. En ocasiones, es una transcripción de un lenguaje con registro oral y modismos propios de la lengua hablada.

Los SMS tienen un límite de caracteres (generalmente, unos 160) y, si se sobrepasa, la compañía telefónica suele cobrar un segundo mensaje al remitente. En el caso de la mensajería instantánea —a diferencia del correo electrónico— escribimos con premura, porque es un medio de comunicación instantáneo, en el que se da por hecho que la persona responderá casi de inmediato. Por otro lado, los teléfonos incorporan un teclado en el que no suele ser cómodo escribir. Así, ciertos signos de puntuación habituales (coma, punto y coma…) no están directamente accesibles, igual que los signos de admiración e interrogación de apertura, que suelen obtenerse mediante la combinación de dos teclas o más. De esta dificultad añadida, surge la costumbre de prescindir de ciertos signos de puntuación, así como de los signos de apertura en exclamaciones y preguntas.

En el caso de los ordenadores, hay usuarios que no saben mecanografiar con rapidez y les resulta muy laborioso mantener un ritmo de conversación fluido, por lo que suelen prescindir de muchos signos de puntuación. Por eso, cuanto mayores son los conocimientos de mecanografía del usuario, mejor suelen puntuarse los textos.

Además, cualquiera que sea la plataforma de comunicación, una característica común de los textos escritos con un ordenador o un teléfono es que disponemos de la opción de borrarlo o corregirlo, y el mero hecho de tener esta opción provoca que muchos usuarios relajen su redacción y escriban al mismo tiempo que piensan, en lugar de meditar brevemente la frase antes de teclearla, como ocurre cuando se escribe con un bolígrafo, un lápiz o una máquina de escribir tradicional, en donde, o bien no se puede borrar o bien no resulta fácil hacerlo.

Por tanto, el sano ejercicio de revisión del texto redactado —frecuente y necesario en contextos más formales— pasa a ser un ejercicio optativo y secundario en el chat y la mensajería instantánea, en donde prima el contenido sobre el continente. A esto hay que añadir que algunos teléfonos tienen un sistema de corrección automática que aparte de detectar errores ortográficos, enmienda los errores provocados por la presión de teclas equivocadas, de manera que el usuario delega en el teléfono cierta labor de corrección para centrarse en la escritura del mensaje.

En ocasiones, el sistema de corrección automática corrige errores inexistentes, porque la palabra escrita no consta en el vocabulario que lleva incorporado el teléfono, así que, paradójicamente, puede aconsejar alternativas erróneas.

Dos ejemplos de cómo el sistema de corrección automática de un iPhone detecta la pulsación errónea de teclas (generalmente, las adyacentes a las correctas) y sugiere una palabra del vocabulario almacenado.

El sistema de corrección automática no reconoce una palabra (en este caso, un diminutivo) y sugiere otra, inapropiada.

2. Normas de etiqueta tácitas o escritas Leer más “El lenguaje de la mensajería instantánea (I,II y III) | manualdeestilo.com”