Taringa!, entre el juicio y la expansión a Silicon Valley


Con un proceso judicial oral en su espalda, el sitio argentino desembarcaría a principios de 2013 en los Estados Unidos. Espera convertirse en el socio por default para cualquier empresa de Internet que busque entrar en América latina.

Image representing Taringa! as depicted in Cru...
Image via CrunchBase

Félix Ramallo
framallo@apertura.com
@felixramallo

 Nació en una época en donde los ciber cáfes eran el refugio nerd por excelencia. Sótanos en donde el calor que generaban cientos de computadoras se mezclaba con el humo de los cigarrillos y el ruido a disparos que salía de los parlantes de los que jugaban al Counter Strike.

“Parte de nuestro plan de expansión a los Estados Unidos es tener a él (Bragiel) cerca y trabajando con nosotros. A modo de ejemplo, le estaba contando una necesidad y me dijo: ‘Ah, yo conozco a alguien que es jefe de Desarrollo de Twitter, te pongo en contacto’. Y, así de rápido, ya estábamos viendo qué podíamos hacer juntos. Es muy bueno generando contactos, es como un LinkedIn humano”, compara Hernán Botbol, quien es responsable del área administrativa y legal de la empresa, mientras que su hermano está a cargo del sector de desarrollo. Ambos emprendedores coinciden en que estar en Silicon Valley les serviría para llevar al sitio a nuevos territorios y, también, plantarse como el socio por default para cualquier empresa o puntocom que quiera ingresar al mercado de América latina.


¿Cuál es su principal competidor, tanto a nivel regional como en los Estados Unidos?

MB: Competidores directos, no hay. Uno ve, siempre, la lucha Coca vs. Pepsi. No hay como otro Taringa! que pueda ser competencia directa. 

A la hora de conseguir publicidad, ¿compiten con medios, foros u otros sitios?

MB: En lo que es nuestro modelo publicitario, vemos competencia en base a la pauta o de tiempo de uso en el sitio. Cualquiera que vaya a buscar información que podría estar en Taringa! en otro lado podría ser una competencia directa. Lo que pasa es que una parte del contenido compite con un medio, por ejemplo, la parte de noticias. La de música puede competir con Grooveshark. Dependiendo de la sección o del tipo de uso que cada uno le da a Taringa!, competimos con diversos jugadores. 


“La filosofía de Taringa! es que los usuarios compartan todo lo que les resulta interesante con los demás. Ese es nuestro vértice. De ahí partimos. Fuimos armando distintos canales para que ese hecho de compartir se vuelva más fácil para el usuario, saciando sus necesidades”, sostiene Matías Botbol. Los comienzos de la historia de Taringa! se remontan a 2004, cuando Fernando Sanz creó un sitio para compartir información con sus amigos. Lo que primero desató furor entre sus contactos fue pasando de boca en boca hasta alcanzar las 30.000 visitas al año siguiente de su fundación. Al verse sobrepasado por la cantidad de usuarios, Sanz vendió el sitio por US$ 5000.
  Leer más “Taringa!, entre el juicio y la expansión a Silicon Valley”