Viralizando, mi columna de esta semana en Expansión | enriquedans.com


 

Mi columna de esta semana en el diario Expansión se titula “Viralizando“, y pretende reinterpretar el fenómeno de la viralidad alejado ya de los “trucos”, los engaños y las tomaduras de pelo que algunas agencias organizaban hace algunos años cuando un cliente se asomaba por la puerta y decía aquello de “hazme un viral”.

No, la viralidad es algo que va mucho más allá, que supone una auténtica reinterpretación del hecho comunicativo, y que construye un modelo de relación diferente en un entorno cada vez más bidireccional. El estudio de los factores que afectan a la comunicación viral es cada día más una parte fundamental que los directivos de marketing tienen que introducir en sus agendas. Y sobre todo, que tienen que aprender a interpretar de la manera adecuada: la comunicación viral no consiste en hacer vídeos con aspecto pretendidamente cutre o en utilizar a los usuarios mediante engaños para que difundan un mensaje. Es otra cosa. Es la comunicación natural para un entorno en el que la información se mueve de otra manera.

A continuación, el texto completo de la columna >>>

 

Sobre programadores y mercados (sí, volviendo al tema) |


 

enriquedans.com
Dos circunstancias convergentes me traen de nuevo al tema de los programadores, su abundancia o escasez y su remuneración. Un tema al que vuelvo de manera recurrente porque le doy una importancia absolutamente fundamental para el futuro de nuestro país, y que ya generó una interesantísima discusión en los pasados meses de junio y julio.

La primera circunstancia viene de una conversación larga de hace unos días con Xavier Renom, emprendedor español afincado en San Francisco y fundador de Justinmind (enhorabuena, por cierto, por haber sido elegida como herramienta de prototipado en Stanford University), conversación en la que me comentaba que contratar programadores en los Estados Unidos era algo sencillamente fuera del alcance de las startups normales, por su elevadísimo sueldo y su escasa o nula fidelidad.

Por otro, y confirmando esos comentarios, este más que recomendable artículo de Jon Evans en TechCrunch titulado How long will programmers be so well-paid?, en el que intenta analizar las variables económicas que provocan una enorme carestía de programadores en el mercado norteamericano.

En efecto: los programadores en los Estados Unidos son carísimos, un trabajo envidiable, con un estatus social elevado, y con la percepción de que la situación tiene todavía muchísimo años de recorrido a pesar de la irrupción progresiva de programadores teóricamente más baratos desde países emergentes. Las referencias a los sueldos de los programadores, en torno a una media de $125.000 más beneficios extrasalariales múltiples, planes de pensiones, stock options, etc. en el caso de Google o Facebook, pero muy similares en otras, suenan en equivalente patrio a hablar del mito de El Dorado.

El artículo me parece de obligada lectura para todos los que estén de una u otra manera relacionados con este negocio, porque transmite muy bien en qué consiste el trabajo de programador (genial la viñeta de Abstruse Goose al respecto) y porque deja claro que el perfil demandado es ese al que de verdad le gusta programar, enfrentarse a retos, formarse de manera continua, probar nuevas herramientas, nuevos lenguajes, nuevos objetivos. Muchos de los temas que salieron en aquella fenomenal sesión que tuvimos el pasado julio en Utopic_US, explicados por alguien que obviamente sabe de qué está hablando, y que además lo comunica bien.

La historia completa en el Blog de Enrique Dans

 

La verdadera democracia es una democracia sin secretos | enriquedans.com


Mientras la clase política en España se dedica a preparar una ley de transparencia absurda, que no cumple los estándares mínimos internacionales, y que se permite responder con el silencio administrativo (en la práctica, ser cualquier cosa menos transparentes), otros países están comenzando a hacer que la intersección entre democracia y tecnología tenga por fin algo de sentido.

Una aplicación denominada Nulpunt permitirá en Holanda que cualquier ciudadano tenga acceso a todo tipo de documento manejado por su gobierno (todo documento quiere decir TODO DOCUMENTO, y las excepciones deberán estar muy  claramente sustentadas). Puedes registrarte (con tus datos completamente confidenciales y a salvo), suscribirte a los temas que te interesen, y tener acceso ilimitado a todos los documentos que traten de un tema en un formato sencillo, con una herramienta señaladora, una de comentarios, y una de publicación en redes sociales.

La idea de “democracia sin secretos” como principio fundamental de un gobierno, un principio que produce una increíble envidia cuando vives en un país que considera a sus ciudadanos como “enemigos” y se dedica a “defender” celosamente “su” información, en un espeluznante giro del concepto de gobierno como servicio público. El siguiente vídeo son seis minutos que todo español debería ver para comprobar fehacientemente la escasísima calidad de la democracia en la que vive, y sentirse con suficiente criterio como para exigir cambios:

No, por mucho que pretendan hacerte creer, la labor de un gobierno no puede sustentarse en su capacidad para gestionar información secreta a espaldas de sus ciudadanos. La democracia no puede basarse en el secreto, tiene forzosamente que basarse en la transparencia. El secreto y la no transparencia solo alimentan el abuso y la corrupción.

Historia completa:
http://www.enriquedans.com/2012/10/la-verdadera-democracia-es-una-democracia-sin-secretos.html

Privacidad, abusos y reacciones (sobre Silent Circle y armas que se imprimen)


enriquedans.com | El Blog de Enrique Dans

Llevamos cierto tiempo hablando acerca de la pérdida de privacidad y, fundamentalmente, de dos de sus vertientes: el uso de nuestra información personal por parte de empresas, y la vigilancia por parte de gobiernos. El segundo caso, la construcción de sistemas de monitorización y control de la actividad de los ciudadanos por parte no solo de regímenes totalitarios, sino de gobiernos de todo tipo con pretextos variados, acaba de encontrarse con un serio obstáculo.

Silent Circle es la última creación de Phil Zimmermann, uno de esos nombres absolutamente míticos en el ámbito de la seguridad y la criptografía. Creador de Pretty Good Privacy, el programa de cifrado de correos electrónicos más utilizado en el mundo, Phil fue objeto de una investigación criminal de más de tres años por parte del Gobierno de los Estados Unidos por supuestamente violar la Arms Export Control Act por haber liberado el programa en la red.

Ahora, Phil ha constituido una empresa fuera de los Estados Unidos, ha reunido a un plantel de programadores y ex-militares expertos en seguridad (y un perro, Sullivan, como Director of Vision 🙂 y ha puesto el foco en las comunicaciones a través del móvil, una de las herramientas más amenazadas por sistemas de vigilancia y espionaje de todo tipo. A cambio de $20 al mes, la empresa proporciona un servicio de uso sencillísimo y al alcance de cualquiera para hacer un número ilimitado de llamadas, videoconferencias, mensajería de texto, correos electrónicos y almacenamiento. La declaración de principios es clarísima:

We DO NOT have the ability to decrypt your communications across our network and nor will anyone else – ever. Silent Phone, Silent Text and Silent Eyes all use peer-to-peer technology and erase the session keys from your device once the call or text is finished. Our servers don’t hold the keys… you do. Our secure encryption keeps unauthorized people from understanding your transmissions. It keeps criminals, governments, business rivals, neighbors and identity thieves from stealing your data and from destroying your personal or corporate privacy. There are no back doors, nor will there ever be.  >>>>  Leer más “Privacidad, abusos y reacciones (sobre Silent Circle y armas que se imprimen)”

Sobre Abraham Lincoln, la confianza y la reputación | enriquedans.com


 

enriquedans.com

A la izquierda, una de las fotografías más conocidas deAbraham Lincoln, decimosexto Presidente de los Estados Unidos. A su derecha, Daniel Day-Lewis, actor que lo interpreta en la próxima película dedicada al personaje, “Lincoln“. Solo con ver la caracterización e imaginarme la interpretación me han entrado unas ganas impresionantes de verla.

Pero en realidad, prodigios de la caracterización y del maquillaje aparte, me apetece mucho ver la película por la dimensión del personaje, uno de los más admirados y prolíficos en buenas citas de la historia de los Estados Unidos. Y en particular, por ver si utilizan una frase sobre cuya atribución nunca ha habido seguridad, que es posible que Lincoln nunca pronunciase, pero que cobra una enorme relevancia en su dimensión en la red. Concretamente, una que dice

“You can fool some of the people all of the time, and all of the people some of the time, but you can not fool all of the people all of the time.” Leer más “Sobre Abraham Lincoln, la confianza y la reputación | enriquedans.com”

El periodismo en los tiempos de la red

The Guardian y el cuento de los tres cerditos. El periodismo en los tiempos de la red. Más fuentes, bidireccionales y en tiempo real para poder ofrecer “the whole picture”. Si quieres, claro.On open journalism
Guardian open journalism: Three Little Pigs advert – video

This advert for the Guardian’s open journalism, screened for the first time on 29 February 2012, imagines how we might cover the story of the Three Little Pigs in print and online. Follow the story from the paper’s front page headline, through a social media discussion and finally to an unexpected conclusion

Vale la pena verlo.


http://www.enriquedans.com
ENRIQUE DANS

The Guardian y el cuento de los tres cerditos. El periodismo en los tiempos de la red. Más fuentes, bidireccionales y en tiempo real para poder ofrecer “the whole picture”. Si quieres, claro.On open journalism

Guardian open journalism: Three Little Pigs advert – video

This advert for the Guardian’s open journalism, screened for the first time on 29 February 2012, imagines how we might cover the story of the Three Little Pigs in print and online. Follow the story from the paper’s front page headline, through a social media discussion and finally to an unexpected conclusion

Vale la pena verlo.