Qué hay en mi cabeza | Teléfonos celulares


¿Cuál es el significado de este producto en la vida del usuario?

La telefonía celular ha cambiado fundamentalmente la forma en que las personas se están comunicando, trabajando y viviendo.
Empresas y marcas deberán redefinir como se comunicaran con su público en este escenario de cambios constantes.
Estamos frente a:

  • Una oportunidad para innovar.
  • Una mejor manera de hacer negocios.
  • Poderosa herramienta que afectara a todos los componentes del negocio, en el corto plazo:
  1. Costos
  2. Servicios
  3. Velocidad

Hacer más con menos

Marketing más eficiente:

Optimizar la inversión gastando sólo donde se obtienen resultados.
Servicio y cobertura, basada en el valor y el potencial de cada cliente.

Ahorro de dinero:

Hacer más con menos.
Optimizar la inversión gastando sólo donde se obtienen resultados.

Potencialidades del producto:

Maximizar el potencial de los clientes existentes y obtener nuevos clientes.

Sigo pensando…, no resuelvo el lío de los carriers.
MMMM…ideas?

Mamíferos de la era digital


Somos mamíferos de la era digital.
Consumimos productos y servicios en cantidades formidables.

Nos relacionamos y comunicamos con comunidades infinitas.

En un mundo donde se requiere de comprensión, valoramos las diferencias y compensamos necesidades.

Nos acercamos más, somos curiosos, buscamos la sinergia en donde el  todo, es más que la suma de sus partes para la resolución de problemas.

Nos preguntamos ¿quién? ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Para qué?, y aquí comienza el verdadero desafío. Donde existe un problema y nos recuerda lo animales que somos.
Cambiamos.

Entonces apelamos a racionalizar.

Y nuestro instinto el que  verdaderamente nos diferencia, empuja la rueda del análisis creativo, y del planeamiento estratégico.

Trabajamos para marcas, las creamos, las proyectamos, en la propia y ajena experiencia  del valor de ser y ver las diferentes necesidades.

Luego llega ese momento de verdad, donde si hicimos bien, lo que mejor sabemos hacer, ocurre lo segundo que mejor sabemos hacer…  consumimos formidables cantidades de productos y servicios.
Somos mamíferos de una era digital en constante innovación, sin temor al cambio.