Él gastador, ella ahorrativa: claves para una pareja feliz


Cómo ser “financieramente” más felices. Expertos explicaron el desafío de cómo acordar la economía del hogar. Las razones ‘ocultas’ de los gastadores…

Una pareja compuesta por un ahorrativo y un gastador seguramente requiera de un gran desafío. Y es que los argumentos sobre el dinero son uno de los principales en las causas de divorcio, según relevamiento que hizo la Universidad de Kansas en los Estados Unidos.

“La incompatibilidad financiera puede causar estragos en el romance y atenta contra la longevidad”, dijo April Masini, una experta en relaciones y columnista en el sitio US AskApril. “Las diferencias son a menudo difíciles de salvar”.

Sin embargo, los opuestos financieros se atraen, según remarcaron los expertos. A pesar de que la mayoría de las personas solteras dicen que preferirían casarse con alguien con quien compartan hábitos similares de gasto, los grandes ahorradores y los grandes consumidores tiene una tendencia a estar juntos, según un estudio de la Universidad de Northwestern y la Wharton School of Business de la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos.

Una de las razones podría ser que las personas se sienten atraídas por otras que poseen características bien diferentes de las suyas, sugirieron. “Es muy común” dijo el profesor Ewan Gillon, un psicólogo colegiado y director clínico de First Psychology Scotland. “Una de las mayores áreas de disputa entre las parejas es sobre el dinero, y no es raro que uno de los integrantes de esté más preocupado por el ahorro y tome menos riesgos, y el otro tienda a ser un poco más preparado para gastar ahora y preocuparse menos por el futuro”.

Afortunadamente, para todas esas parejas, los especialista propusieron una variedad de estrategias que las ayudará a vivir más felices -financieramente- para siempre.

-Un poco de distancia: Todos necesitan un poco de libertad y control sobre su situación financiera. Para lograrlo, se deberían establecer tres cuentas: dos individuales y una tercera conjunta del hogar. “Entonces, si el ‘gastador’ quiere comprar una botella de vino 600 dólares y el ‘ahorrista’ quiere poner el dinero en unas vacaciones privadas, está bien”, dijo Julia Chung, una planificadora financiera de JYC Financial en Langley, Canada. “Funciona de manera eficaz, y el estrés se reduce, y todo el mundo tiene el poder individual y el control de la situación”.

-Usar un resaltador: “Marcar en los resúmenes de tarjetas de crédito de los últimos tres meses con diferentes colores, los gastos necesarios, los ‘extras’ y los frívolos”, dijo Jeff Motske, fundador y CEO de Trilogy Financial en California y autor de La guía de la pareja para la compatibilidad financiera. “Esto ayudará a ambos para ver en qué gastan su dinero”.

-Reunirse con un profesional: “Un asesor financiero puede ayudar a clarificar sus metas como pareja y desarrollar una hoja de ruta para los próximos años. Me parece que un plan financiero es realmente vital”, dijo Chung. “Especialmente para alguien que es un gastador, porque realmente entenderá por qué iban a hacer una elección en una situación particular. Se trata de establecer los postes de la meta para que entiendan lo que significa el dinero para ellos y por qué están gastando“.

-Ponerse en los zapatos del otro: “La comprensión de los motivos, miedos y sentimientos de la pareja puede ayudar a que trabajen juntos en un equilibrio justo y manejable”, dijo Nikki Martínez, psicólogo y consejero de salud mental en BetterHelp.com.

Convivir con alguien que piensa diferente requiere de un gran trabajo de a dos.

“EL COMPROMISO FUNCIONA EN AMBOS SENTIDOS, ASÍ QUE PREGÚNTESE SI ESTÁ SIENDO TAN TERCO COMO SU OTRA MITAD”.

Las razones ‘ocultas’ de los gastadores

Una persona puede tener todo lo básico y aún así, romper su presupuesto. Los investigadores están comenzando a descubrir por qué. ¿Cómo tener los gastos bajo control?

Abigail Sussman, profesora de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago, presentó una teoría: ahorrar dinero hace que las personas se sientan financieramente responsables. Pero ese deseo de sentirse responsable podría ser tan fuerte que podría llevar a la gente a pedir dinero prestado a tasas de interés elevadas, para mantener los ahorros y sentirse bien consigo mismas.

Para probar su idea, Sussman realizó encuestas online. En una, reclutó a 185 personas para responder preguntas sobre cómo iban a pagar un gasto de emergencia de mil dólares. Se les preguntó si gastarían el dinero de los ahorros o si utilizarían una tarjeta de crédito con 10 tipos de intereses diferentes, de 0% a 30%.

En un próximo estudio en el Journal of Marketing Research, la experta Sussman encontró que a pesar de que aquellas personas estaban ganando teóricamente un 1% de interés de sus ahorros, estaban dispuestas a pedir dinero prestado a tasas mucho más altas para mantenerlos a salvo.

“No estoy diciendo en absoluto que la gente no debe ahorrar”, dijo Sussman. “Pero incluso las personas con un colchón de liquidez apropiado quieren mantener más dinero en sus cuentas de ahorro, ya que las hace sentir responsables, a pesar de que podrían cometer comportamientos económicos erróneos”.

El gasto asociado al estado de ánimo

Otras investigaciones exploraron la relación enredada entre los estados de ánimo y los hábitos de dinero. Cuando las personas están tristes, sus hábitos son peores. Cuando son felices, sus hábitos son mejores. Incluso si el dinero no puede comprar la felicidad, parece que la felicidad se puede comprar el dinero.

Según un estudio de 2012 de 4.500 consumidores holandeses en el Diario de la Psicología Económica,la gente infeliz ahorra menos, gasta más y tiene una mayor propensión a consumir. Tiene menos control sobre sus gastos y prevén una mayor inflación en el futuro.

La gente feliz presentó características opuestas. Son más orientadas al futuro y persiguen metas que les servirán mejor en el largo plazo. Ahorrar más dinero y gastar menos en lo inmediato.

“Este estudio muestra condiciones psicológicas muy importantes en términos de tomar decisiones buenas o malas”, dijo Cahit Guven, catedrático de economía en la Universidad de Deakin en Australia que llevó a cabo la investigación.

Anuncios

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s