La importancia de China para Chile


China vivió el mes pasado la última etapa de una transición política, un nuevo gobierno definirá el rumbo en los próximos años, dirigiendo a una población más rica, más informada y mucho más exigente.

Vía economiaparatodos.net

Existen, sin embargo, señales menos tranquilizadoras. El déficit en cuenta corriente creciente, que el Banco Central estima en 3,8% el 2012 y proyecta en 4,6% para 2013. El mercado laboral muestra signos de tensión por falta de trabajadores disponibles.

El crecimiento de tendencia basado en inversiones y aumentos de productividad, es menor a las cifras observadas. El espacio de recuperación disponible luego de la crisis del 2008-2009 ya se agota, de modo que esa diferencia es una señal de alerta. Todo ello deberá ser considerado en las decisiones de política económica.

Conviene destacar en este momento otra faceta que incide de forma importante en el mejor desempeño de la economía chilena y de Latinoamérica, que son los mejores términos de intercambio, debidos al auge de las materias primas.

Los precios de alimentos, energía y metales han alcanzado niveles impensados. El cobre es de los más favorecidos y su alza ha permeado todos los sectores y niveles, explicando nuestro mayor bienestar.

Las materias primas directas o con alguna elaboración explican el 98% de las exportaciones de Venezuela, el 89% en Perú, el 86% en Colombia, el 76% en Argentina, el 66% en Chile y el 59% en Brasil.

Es por ello que aún cuando las políticas no han sido favorables —Venezuela o Argentina—, el desempeño económico ha sido menos negativo de lo esperado. Imaginemos un gobierno como el del ex Presidente Chávez con el precio piso de US$10 a que llegó el petróleo en los 90 y no con más de US$100 como hoy; o a la Argentina de los Kirchner con los precios agrícolas de esos mismos años.

Detrás de este cambio favorable, aún en momentos en que los países desarrollados flaquean, está el avance de China. Ha pasado a ser un importante socio comercial, recibe el 23% de las exportaciones chilenas, o influye en los precios de tal manera, que sin exportarle nos beneficia. Venezuela sigue teniendo a EE.UU. como su principal cliente, el 50% de sus ventas, pero sin la demanda china de energía el precio sería muy inferior.

China, con el 20% de la población mundial y sólo el 7% de la tierra arable, el 7% de las reservas de metales y el 2% de las de petróleo, seguirá siendo un factor positivo para Latinoamérica y para Chile en particular.

Pero no olvidemos que lo mismo se decía de Alemania y Japón en los 60 y a comienzos de los 70, en el auge de su recuperación. El precio del cobre estuvo también en ese momento a niveles insospechados, pero la bonanza pasó y no la aprovechamos.

En el futuro ello puede repetirse, sea porque la tecnología cambia o porque China entra en un proceso de desarrollo menos intenso en materias primas. También puede suceder que dicho país llegue a un punto muerto, como Japón desde inicios de los 90.

La clave para que esto último no ocurra está en la capacidad de evolucionar de su sistema político. Ya antes se pensó que EE.UU. sería dejado atrás por Rusia, Alemania o Japón, así como se piensa hoy que lo hará China.

Sin embargo, la institucionalidad política americana, que hace más de doscientos años se basa en que las personas son quienes buscan su felicidad y donde el gobierno es limitado en poderes y alcance, le ha dado una ventaja de certeza y flexibilidad no igualada.

China vivió el mes pasado la última etapa de una transición política, un nuevo gobierno definirá el rumbo en los próximos años, dirigiendo a una población más rica, más informada y mucho más exigente.

Debe superar la coyuntura económica de debilidad vivida en los últimos semestres y transitar de una economía exportadora, donde el mercado externo es su referencia para producir e innovar, a una con mayor peso de la demanda interna, que la interfiere hoy en demasía.

Japón no fue capaz de hacer esta transición y ello muestra lo difícil de la tarea. Además de los desafíos económicos, la nueva dirigencia requiere dejar atrás la corrupción —incluso con muertes no explicadas—, que han empañado al círculo de poder, todo ello en un contexto de mayor transparencia.

Esperamos que el nuevo gobierno sea exitoso. Eso nos dará un tiempo mayor de bonanza, pero en ello no tenemos nada que decir. Lo que sí podemos hacer es aprovechar al máximo nuestra buena fortuna para estar en el mejor pie posible el día en que ella termine.

Fuente: http://www.elcato.org/

Anuncios

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!