bog.bancopopular-e.com | Conoce el nuevo etiquetado de neumáticos: más ahorro de carburante y más seguridad


 

por Equipo Social Media

Desde el 1 de noviembre, una nueva reglamentación de la Comisión Europea exige que en los neumáticos que se vendan dentro de la UE –excepto los recauchutados, con clavos, off-road, neumáticos para competición y neumáticos para vehículos de colección– tiene que figurar una etiqueta con tres características esenciales: consumo energético, seguridad en la frenada y el ruido que producen al rodar.

El etiquetado es similar al de los electrodomésticos, en el que la letra A califica a los más eficientes y la D a los que más electricidad consumen. En este caso, la clasificación cuenta con 7 apartados –de la A a la G–, que orientan al consumidor para que conozca la calidad de lo que está comprando. Sin embargo, no aporta cifras exactas de lo que supone equipar el vehículo con una u otra clase de neumático.

Esos datos los aporta un estudio realizado conjuntamente por la compañía Michelin y el RACC, el mayor club del automóvil de España >>>> 

  • ¿Cuánta gasolina puedes llegar a ahorrar? Quienes elaboraron ese estudio comprobaron que un coche que consume una media de 7 l/100 km gastó medio litro menos de gasolina en 100 kilómetros con unos neumáticos clase A que con unos clase G. Es decir, ahorró un 7,5% de carburante. La Comisión Europea ha calculado que esta nueva normativa y la consiguiente búsqueda de una mayor eficiencia por el consumidor puede ayudar a reducir las emisiones de CO2 en 20 millones de toneladas al año.
  • ¿Hasta qué punto vas más seguro? En el informe de Michelin y RACC se afirma que un neumático A necesita un 30% menos de distancia que uno tipo G para frenar totalmente el vehículo: nada menos que 18 metros de diferencia.
  • ¿Mucho menos ruido? Esta tercera clasificación de los neumáticos se establece con una escala visual: 69 dB, 72 dB y 77 dB. El primero es el que produce una menor contaminación acústica, al situarse 3 decibelios por debajo de lo que exigirá próximamente la reglamentación de la UE; la segunda cumpliría estrictamente con esa normativa y las tercera (77 decibelios) se ajusta a la reglamentación en vigor, pero quedará fuera de los límites en un futuro próximo.

La Comisión tiene previsto eliminar los neumáticos tipo G en 2014 y los F en 2018, así como los que producen un mayor ruido. De modo que esta norma determina una transición paulatina en la que, sin embargo, no se contempla un factor muy importante para el bolsillo de los conductores: la durabilidad de estos productos.

Ningún ahorro es tan importante como el que supone cambiar lo menos posible los neumáticos. Y aunque el etiquetado no da ninguna información al respecto, el estudio de Michelin-RACC aporta un cuadro con datos orientativos relacionados con este aspecto:

Y recuerda algo esencial sobre los neumáticos: una presión incorrecta disminuye significativamente sus prestaciones. En el estudio que nos ocupa, se verifica que un tipo A con presión baja se comporta de la misma forma que un tipo G. Pongámoslo en cifras: un neumático con un 20% menos de aire del aconsejado consume un 5% más de carburante y acorta su vida útil en un 25%. De modo que comprueba la presión al menos una vez al mes.

 

Anuncios

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!