La “pérfida” psicología del social gaming

Las acciones más simples son recompensadas, dando lugar a lo que los psicólogos llaman el state of flow, un estado de fluidez en el que hacemos clic de un éxito al siguiente. La relación de estímulo-reacción se compara habitualmente en círculos académicos con la Caja de Skinner. El experimento conseguía queratones o palomas realizaran determinadas acciones, como subir una palanca, a cambio de un premio. Ya en 1983 Elizabeth y Geoffrey Lofthus presentaron las paralelas de los juegos de ordenador y la Caja de Skinner en su libro “Mind at Play”. Hoy en día se han añadido algunos elementos a la relación. Así los jugadores ven a sus amigos como recursos y los juegos se monetizan mediante la venta de accesorios para sus mundos virtuales, lo que se traduce en ventas millonarias.

Ian Bogost afirma que los juegos se han convertido en servicios y para demostrarlo creó “Click the Cow” (haz clic sobre la vaca). Un juego absolutamente ridículo en el que hacer clic sobre una vaca cada seis horas genera puntos y menajes en el muro como “I’m clicking a cow” (estoy haciendo clic sobre una vaca). Contra todo pronóstico, llegó a tener hasta 50.000 jugadores al mes, que pedían nuevas vacas y funciones. Bogost acabó accediendo, creandofunciones de pago que fascinaron a los usuarios. Durante el verano de 2011 decidió terminar el experimento, para alargar el juego, los usuarios debían abonar una cantidad y con esto se retrasó hasta septiembre de 2011.

Desde el verano pasado Facebook también obliga a los desarrolladores de juegos a utilizar su propia moneda virtual y se hace así con un 30% de comisión en los social games. Zynga también se ha convertido en un anunciante, de ahí su importancia en los ingresos de Facebook.


http://www.marketingdirecto.com

El éxito de Facebook sería impensable sin los social games, juegos gratuitos que funcionan con una psicología pérfida, según recoge zeit.de. Estos juegos sociales suponen más de uno de cada diez dólares que gana la red social Facebook. De hecho, el12% de sus ingresos proviene de Zynga, el creador de Farm Ville, Mafia Wars o Café World. Zynga es el líder en su segmento pero hay muchos más como Electronic Arts o Wooga. Sus productos son juegos que han sido programados para redes sociales y de los que depende literalmente Facebook para sus ingresos.

Los juegos son ampliamente conocidos, banners y mensajes invaden nuestros muros. A esto hay que añadir que el jugador en redes sociales tiene un potencial enorme. Frente a las 215 millones de consolas en uso existen 850 millones de personas conectadas a Facebook. Farm Ville, Monster World o Brain Buddies tienen muchos adeptos. Christoph Klimmt ha realizado un estudio que demuestra que también la demografía es diferente. En primer lugar son un 70% son mujeres de entre 35 y 45 años. Los usuarios quieren evadirse de la realidad, buscan vinculación y además una satisfacción rápida.

Las acciones más simples son recompensadas, dando lugar a lo que los psicólogos llaman el state of flow, un estado de fluidez en el que hacemos clic de un éxito al siguiente. La relación de estímulo-reacción se compara habitualmente en círculos académicos con la Caja de Skinner. El experimento conseguía queratones o palomas realizaran determinadas acciones, como subir una palanca, a cambio de un premio. Ya en 1983 Elizabeth y Geoffrey Lofthus presentaron las paralelas de los juegos de ordenador y la Caja de Skinner en su libro “Mind at Play”. Hoy en día se han añadido algunos elementos a la relación. Así los jugadores ven a sus amigos como recursos y los juegos se monetizan mediante la venta de accesorios para sus mundos virtuales, lo que se traduce en ventas millonarias.

Ian Bogost afirma que los juegos se han convertido en servicios y para demostrarlo creó “Click the Cow” (haz clic sobre la vaca). Un juego absolutamente ridículo en el que hacer clic sobre una vaca cada seis horas genera puntos y menajes en el muro como “I’m clicking a cow” (estoy haciendo clic sobre una vaca). Contra todo pronóstico, llegó a tener hasta 50.000 jugadores al mes, que pedían nuevas vacas y funciones. Bogost acabó accediendo, creandofunciones de pago que fascinaron a los usuarios. Durante el verano de 2011 decidió terminar el experimento, para alargar el juego, los usuarios debían abonar una cantidad y con esto se retrasó hasta septiembre de 2011.

Desde el verano pasado Facebook también obliga a los desarrolladores de juegos a utilizar su propia moneda virtual y se hace así con un 30% de comisión en los social games. Zynga también se ha convertido en un anunciante, de ahí su importancia en los ingresos de Facebook.

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!

Un comentario en “La “pérfida” psicología del social gaming”

Los comentarios están cerrados.