¿Cómo conviene pagar desde el celular?

La raíz del problema es la tecnología NFC, una opción que complica el pago para el usuario común. También es cierto que NFC es una opción más cara y sus recientes fallas de seguridad lograron que la tecnología en la nube luzca más atractiva como opción para reemplazarla. Las aplicaciones basadas en tecnología en la nube son sencillas porque sólo requieren que el usuario baje la aplicación. Aparte, la operación es más segura.
El problema es que compañías como PayPal, que usan la nube como método de pago, dependen de la rapidez de la conexión móvil. Esto no es un problema en las grandes ciudades pero en las zonas más rurales podría ser un factor decisivo.
Para que los usuarios adopten un sistema u otro como método de pago es necesario que el sistema sea sencillo de usar, muy intuitivo, y que cuente con muchos comercios minoristas como adoptantes. Google fue inteligente en ese sentido aliándose con marcas importantes para los consumidores como las farmacias Wallgreens o la tienda de comida rápida Subway.


Esta semana Google retiró del mercado su servicio de Google Wallet después de encontrar fallas en su sistema de Near Field Communication (o comunicación de campo cercano, en castellano). Algunos dicen que la solución podría estar en los servicios de tecnología en la nube.

Google 的貼牌冰箱(Google refrigerator)

¿Apple o Mac? ¿Coca-Cola o Pepsi? ¿Tecnología NFC o en la nube? Esa parece ser la última controversia en el mundo de la tecnología. Después de que Google anunciase esta semana la interrupción de su servicio Google Wallet para pagar productos con un teléfono inteligente vía NFC, algunos dicen que la respuesta a los problemas de seguridad estaría en la tecnología en la nube que usan empresas como PayPal para pagar productos online.
No hay que confundirse. La tecnología en la nube está de moda pero expertos como Lana Albert, de Globys, dicen que no hay que dar por muerta a la tecnología NFC. Algunos de los gigantes de la industria móvil todavía apuestan al pago mediante este servicio aunque, aclara Albert, la controversia se definirá cuando Apple decida si usará o no un chip NFC.

Pero, ¿cuánto tiempo habrá que esperar para que la tecnología NFC esté completa, sin vulnerabilidades para la información del usuario? La incertidumbre está logrando que algunas compañías vean con buenos ojos a la tecnología en la nube.

Google Wallet e Isis — un producto similar de las mayores compañías de telecomunicaciones como Verizon, T-Mobile y AT&T– fueron recibidos con mucho entusiasmo pero todavía sus servicios son limitados. La billetera electrónica de Google sólo está disponible para el teléfono Samsung Galaxy Nexus aunque, con la compra de Motorola, se pueden esperar nuevos modelos con Wallet incluida para el año que viene. Pero la retirada de las tarjetas pre-pagas significa que la empresa de Mountain View está poniendo una pausa en este proyecto.

La raíz del problema es la tecnología NFC, una opción que complica el pago para el usuario común. También es cierto que NFC es una opción más cara y sus recientes fallas de seguridad lograron que la tecnología en la nube luzca más atractiva como opción para reemplazarla. Las aplicaciones basadas en tecnología en la nube son sencillas porque sólo requieren que el usuario baje la aplicación. Aparte, la operación es más segura.
El problema es que compañías como PayPal, que usan la nube como método de pago, dependen de la rapidez de la conexión móvil. Esto no es un problema en las grandes ciudades pero en las zonas más rurales podría ser un factor decisivo.
Para que los usuarios adopten un sistema u otro como método de pago es necesario que el sistema sea sencillo de usar, muy intuitivo, y que cuente con muchos comercios minoristas como adoptantes. Google fue inteligente en ese sentido aliándose con marcas importantes para los consumidores como las farmacias Wallgreens o la tienda de comida rápida Subway.

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!