Epidemia Lab | Web Design


 

Epidemia Lab | Web Design

Facebook continues to turn the web upside down as the third phase of the web continues to mature.


jeffbullas.com

The first phase of he web started with portals such as Yahoo and AOL, providing sources of information from news to mega categories of information. The reason this ocurred was that search engine technology was so immature that finding information was cumbersome and difficult. These platforms dominated from the mid 1990′s until early in the new century.

The second phase was the rise of Google, commencing with its launch in 1997, with the mission statement.

To organize the world’s information and make it universally accessible and useful

The new technology produced relevant and accurate search results enabling most people to find what they want on the first page. Leer más “Facebook continues to turn the web upside down as the third phase of the web continues to mature.”

El profeta desconocido del ciberespacio

En su libro Mirror Worlds, de 1991, describe un futuro en el que todas nuestras actividades serían reflejadas en la web. Casi tan pronto como se publicó, el autor comenzó a pensar en una forma radicalmente nueva de organizar nuestro espejo mundial digital. Fundó una empresa para implementar su visión, pero no estaba bien concebida y quebró pocos años después. Hoy en día, sus patentes, en propiedad de un grupo de inversionistas, están en el centro de una importante demanda con Apple.

Sin embargo, la idea de lifestream ha despegado. Es en esencia una cronología que se extiende hacia el pasado pero también hacia el futuro (con citas, listas de tareas, etc.). Facebook, con su “muro” actualizado todo el tiempo por uno mismo o los amigos, es un ejemplo de lifestream. Twitter también lo es.


En 1991, el profesor de Yale David Gelernter predijo mucho de lo que hoy hacemos en Internet; ¿qué pronostica ahora?

Por Holman Jenkins, Jr.  | The Wall Street Journal Americas

 

David Gelernter, profesor de la Universidad de Yale, ya está destinado a ser recordado como el hombre casi asesinado por el Unabomber. Tras una dolorosa recuperación, el académico floreció como un conservador crítico social y continuó su vocación personal por la pintura. También escribió libros sobre temas tan diversos como el futuro de la tecnología, el significado del judaísmo y la Feria Mundial de 1939. Hoy, las oportunidades aún revolucionarias de la informática vuelven a ocupar un lugar central entre sus variados intereses.

Para él, Facebook y Twitter son la realización parcial de algo sobre lo que él ha estado escribiendo y pensando desde principios de la década de los 90, una evolución de Internet en una forma mucho menos caótica y más útil que la de hoy. Su término preferido es “lifestream”, que en español sería algo así como “corriente de vida”. Gelernter y la ingeniera en sistemas y escritora Eric Freeman acuñaron el término para describir “un flujo cronológico de documentos que funciona como un diario de su vida electrónico; cada documento que crea y cada documento que otras personas le envían es almacenado en su ‘lifestream'”. Como se llame, el ciberespacio tal como existe hoy necesita una puesta a punto.

La profecía es algo natural para Gelernter. En algunos círculos se le atribuye haber acuñado también el término “la nube”. Pero lo que a él le preocupa es la deficiencia de nuestras convenciones y prácticas para organizar la impetuosa y creciente matriz de objetos digitales que pueblan el ciberespacio.

Con respecto a la computadora personal, Gelernter dice, “el sistema de archivos ya estaba roto a principios de los 90. Los espacios para los nombres estaban saturados. Yo estaba harto de inventar nombres como nsfproposal319. El sistema de archivos se superpobló y la gente comenzó a llenar de íconos sus escritorios”.

A esa complejidad pronto se sumó la complejidad de la web, la masa de objetos digitales que conocemos hoy, conectada por medio de hipervínculos pero organizada de una forma que no es satisfactoria para nadie, excepto quizás sólo para Google.

“La actual forma de la web tiene la misma forma que el hardware de Internet”, dice Gelernter. “El hardware de Internet es un montón de computadoras conectadas entre sí en una telaraña con forma de nada. Internet en sí misma es un montón de sitios web hipervinculados en una telaraña en forma de nada”, explica. Leer más “El profeta desconocido del ciberespacio”