Facebook y twitter, frente a frente