Las ideas necesitan otras ideas para procrear


Las dos herramientas que aparecen en la imagen guardan un indudable parecido, en tanto ambas están diseñadas para adaptarse a la mano humana. Ahí se acaban las similitudes: la piedra tallada se utilizó sin apenas variaciones durante 30.000 generaciones, mientras el ratón del ordenador lleva con nosotros apenas una generación y difícilmente sobrevivirá dentro de una década. La piedra está hecha de un material y por una sola persona y el ratón por decenas de materiales y miles de personas (o millones, como se explica en el vídeo que puedes ver a continuación).
>
La charla de Matt Ridley en TED es una encendida defensa del intercambio –de ideas y de bienes- como motor del progreso. Las ideas, según la feliz analogía de Ridley, tienen sexo y necesitan de otras ideas para fertilizar y procrearse, de modo que los grupos humanos aislados (como los habitantes de Tasmania, cuando se convirtió en isla) pierden su capacidad de innovación.

Ridley acierta al describir “the big picture”: el intercambio de ideas, el comercio y la tecnología han logrado que cada vez más gente puede vivir cada vez mejor, desafiando las limitaciones de la naturaleza. Sin embargo, el autor de “Genoma” elude nada inocentemente que el hiperdesarrollo material no ha traído un aumento paralelo de la felicidad colectiva. Más bien al contrario. Como dice Darío Pescador, quizás éramos más felices cuando hacíamos hachas de sílex, “pero ya no hay vuelta atrás”.

Visto en Quo Live. Imagen cortesía de Matt Ridley.

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!