Los buenos y los otros [Vale la pena tomarse un minuto]

Los otros, los que no tienen método hacen otras cosas. Saben que éste es un mundo muy revuelto y les interesa que no haya transparencia. Saben de la importancia de su colección de tarjetas y también que pueden vivir de los contactos que tienen. Saben que lo importante es el día a día, no el año a año. Saben cómo uno debe cubrirse la espalda y guardar el sitio. Creen que lo importante no es la forma, sino el resultado. Saben cuándo es el momento de cambiar de gorra. Los que no tienen método confunden términos, no priorizan, no generan eficiencias. Son más listos que inteligentes.


Una vez conocí al dueño de un restaurante que me explicó que cuando tenía que fichar a un nuevo cocinero para su restaurante, sabía en menos de 5 minutos si era buen cocinero o no. La forma de saberlo era simple. Le pedía que preparase un plato y él, mientras tanto, se quedaba observando cómo el chef cogía el cuchillo, cómo cortaba las verduras, cómo organizaba las sartenes, dónde colocaba los platos. En realidad, no tenía nada que ver con la creatividad, con el sabor o lo bien que adornaba el plato. “Es la metodología lo que te permite distinguir a los buenos de los otros”, decía.

Ocurre lo mismo en el mundo del marketing. Hay profesionales con método y otros sin él. Los que tienen método hablan un idioma y los otros otro. Los que tienen método saben que la marca no es necesariamente lo que promulga el Power Point. Los que tienen método saben dibujar un proceso de creación de marca y no se limitan a inventar un logo para después solicitar a una agencia que les diga los valores que tiene la marca. Los que tienen método saben preparar un briefing para conseguir sacar el máximo provecho a las agencias. Los del método saben que antes de arrancar un proyecto, el proceso y los pasos que se van a seguir son la clave para el buen resultado. Los que tienen método saben crear un concurso de agencias justo, establecen los criterios de selección y no se dejan llevar por amigismos o improvisaciones subjetivas.

Los otros, los que no tienen método hacen otras cosas. Saben que éste es un mundo muy revuelto y les interesa que no haya transparencia. Saben de la importancia de su colección de tarjetas y también que pueden vivir de los contactos que tienen. Saben que lo importante es el día a día, no el año a año. Saben cómo uno debe cubrirse la espalda y guardar el sitio. Creen que lo importante no es la forma, sino el resultado. Saben cuándo es el momento de cambiar de gorra. Los que no tienen método confunden términos, no priorizan, no generan eficiencias. Son más listos que inteligentes.

No obstante, distinguir entre ambos resulta sencillo: observa cómo definen los procesos de trabajo, observa sus documentos, pregunta por la semántica de conceptos básicos, mira cómo gestionan las reuniones. A partir de ahí los podrás distinguir. Es simplemente una cuestión de observación. Y creo que es importante hacerlo, ya que os puedo asegurar que los primeros son la base de la innovación, del futuro, de la creatividad, del negocio, del crecimiento. Los segundos, todo lo contrario.

En tu opinión,  ¿cuáles crees que predominan en el mercado, los del método o los que no lo tienen?

http://www.titonet.com/personal/los-buenos-y-los-otros.html

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!