Quema del Corán: temen nuevos incidentes

El pastor Terry Jones, declaró que se siente decepcionado por los líderes musulmanes, que negaron que le hubieran prometido relocalizar la mezquita planeada para el centro de Nueva York, por lo que podría retomar la convocatoria para destruir ejemplares del libro sagrado. En tanto, Afganistán e Indonesia se encuentran en máxima alerta ante el posible aumento de las protestas contra objetivos occidentales, en vísperas del noveno aniversario de los atentados del 11 de septiembre.
MIles de manifestantes lanzaron piedras contra una base de la OTAN en Afganistán, ante la posible quema del Corán prevista para el sábado 11 de septiembre – AP


El pastor Terry Jones, declaró que se siente decepcionado por los líderes musulmanes, que negaron que le hubieran prometido relocalizar la mezquita planeada para el centro de Nueva York, por lo que podría retomar la convocatoria para destruir ejemplares del libro sagrado. En tanto, Afganistán e Indonesia se encuentran en máxima alerta ante el posible aumento de las protestas contra objetivos occidentales, en vísperas del noveno aniversario de los atentados del 11 de septiembre.

MIles de manifestantes lanzaron piedras contra una base de la OTAN en Afganistán, ante la posible quema del Corán prevista para el sábado 11 de septiembre – AP

Imagen de Quema del Corán: temen nuevos incidentes

El controvertido religioso Jones revirtió su posición de haber cancelado la quema de ejemplares del Corán y anunció que sólo la aplazaría. “Ahora sólo estamos poniendo una suspensión temporal a nuestro planeado evento”, dijo Jones echándose atrás después de anunciar que había desechado la criticada ceremonia.

Jones, pastor de una pequeña iglesia evangelista, la Dove World Outreach Center, había anunciado que desistía de su idea a cambio de un acuerdo para reubicar un proyecto de mezquita cerca de la Zona Cero de Nueva York.

Pero el supuesto trato se volvió confuso cuando el imán que lidera el proyecto para el Centro Cultural Islámico en Nueva York, Feisal Abdul Rauf, rápidamente negó tal acuerdo.

Jones dijo haber tenido garantías de un imán de la ciudad de Orlando que actuaba como mediador, Mohammed Musri, de que Rauf estaba dispuesto a cerrar el acuerdo y que se reuniría con él este sábado en Nueva York para discutirlo.

“Ponemos una suspensión porque en este momento estamos verdaderamente decepcionados y muy impactados, porque si esto es cierto, Musri nos mintió muy claramente”, dijo Jones. “Estaríamos obligados a reconsiderar nuestra decisión, porque la cancelamos en base a su palabra. Entiendo que ahora está dándole la vuelta diciendo que no dijo eso”, agregó.

Fundada en 1986 en Gainesville, la iglesia “Dove World Outreach Center” sigue una línea integrista, denunciando el aborto y la homosexualidad y acusando al Islam de querer dominar el mundo.

Interpol lanzó “un alerta global” a sus 188 países miembros advirtiendo que hay “una gran posibilidad” de atentados si se lleva a cabo el proyecto de quemar ejemplares del Corán.

Asimismo, las condenas continuaron en todo el mundo, desde la del presidente norteamericano Barak Obama hasta la de países como India e Indonesia, el de mayor población musulmana en el mundo, pasando por la del Vaticano, Irán e Irak.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, también expresó su preocupación por las posibles consecuencias que acarrearía la quema del Corán.

PROTESTAS EN AFGANISTÁN

A pesar de que aún no se ha decidido si el acto de quema del Corán se va a producir o no, ya comenzaron las lógicas reacciones violentas, ante la posible humillación hacia la comunidad musulmana.

Miles de afganos manifestaron y lanzaron piedras contra una pequeña base de la OTAN en un pueblo del noreste de Afganistán para protestar contra el proyecto del Pastor Jones. Se trata de la tercera manifestación y de la más importante en Afganistán desde el anuncio de que un pastor estadounidense se proponía quemar ejemplares del Corán, el libro sagrado musulmán.

La protesta comenzó después de la oración que marcó el fin del ramadán, celebrado con la fiesta de Aid El Fitr. “Se juntó gente de casi todas las mezquitas”, declaró un responsable policial.

Los manifestantes lanzaban piedras contra la base de la OTAN, bajo comando alemán, y gritaban consignas contra Estados Unidos.

En tanto, el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, afirmó que el Pastor “no debiera ni siquiera pensar” en lanzar ejemplares del Corán a las llamas.

En la misma línea, Susilo Bambang Yudhoyono, el presidente de Indonesia, el país con mayor cantidad de musulmanes advirtió: “Esto amenaza a la paz mundial y a la seguridad internacional. Esto es algo que pone en peligro la armonía entre las personas religiosas”. La proclama fue transmitida por televisión, coincidiendo con el fin del mes sagrado de Ramadán.

La última cruzada
Por Andrés Repetto

El mundo islámico y occidente es sacudido otra vez por una noticia que los medios hicieron llegar  rápidamente a todos los rincones del planeta. Una misma información que se interpreta de forma muy diferente en gran parte de occidente y entre quienes profesan la fe musulmana.

La sola amenaza de quemar varios ejemplares del libro sagrado para el Islam, el Corán, generó una ola de criticas y advertencias que fueron desde el Papa, hasta presidentes de países como Indonesia, y militares norteamericanos. Se siente el mismo temor que se gestó cuando varios diarios europeos decidieron publicar caricaturas del profeta Mahoma. Fue un insulto para el Islam, como lo es ahora la quema del Corán.

Pasaron nueve años del peor atentado en la historia y muchas cosas sucedieron y amenazan seguir ocurriendo. Este tipo de amenazas nos obliga a preguntarnos si todo lo hecho hasta el día de hoy contribuyó a que el mundo sea mas seguro y que dos mundos desde ese entonces conectados más intensamente por un acto terrorista se conocieran para sacarle oxígeno a los fanáticos que en nombre de Dios matan, amenazan y ofenden a quines no piensan como ellos.

Pasaron 9 años y las posturas parecen haberse radicalizado ya no solo entre quienes tienen poder de decisión.

La amenaza o la quema del Corán, perece ser la punta de un problema mucho mayor. La intolerancia se instala cada vez con más fuerza. Unos pocos fanáticos siguen marcando el camino de millones.


http://observadorglobal.com/quema-del-coran-temen-nuevos-incidentes-n10222.html

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!