Los CFO tienen que ser analistas para transformar “a la carta” el área de finanzas

organizó en el hotel Hilton.

Para Silvers, los CFO deben transformar su área “a la carta”, es decir, enfocar la transformación atendiendo a las prioridades de cada empresa pero apoyando al negocio para alcanzar el crecimiento, mejorar la eficiencia y manejar los riesgos.

Para esto, los CFO tienen que desarrollar cuatro facetas fundamentales: administrador, operador, estratega y catalizador.

De esa manera integran en su función las tareas de administrar, de balancear el costo con el nivel del servicio pero sobre todo para ayudar a definir cuáles son las mejores estrategias y cómo éstas se ejecutan. El CFO se convierte en socio del negocio, y es el que brinda la información vital para la toma de decisiones a nivel gerencial.

Es claro que hay un nuevo escenario y los CFO deben estar preparados para los desafíos que se presentan.


De visita en Buenos Aires, Samuel Silvers, Socio Líder de Finance Transformation de Deloitte US, advirtió que hoy los gerentes financieros deben estar involucrados en las decisiones estratégicas y no limitarse a prestar un “servicio de conserjería”. ¿Cuáles son las 4 facetas que deben desarrollar?

Los CFO tienen que ser analistas para transformar “a la carta” el área de finanzas

A medida que las empresas pasan de una etapa de reducción de gastos a la de crecimiento, los gerentes de Finanzas (CFO, por Chief Financial Officer) tienen que redefinir su rol para transformarse en socios del negocio de manera más efectiva, advirtió días atrás Samuel Silvers, Socio Líder de Finance Transformation de Deloitte US, en el marco de un desayuno de negocios que la compañía organizó en el hotel Hilton.

Para Silvers, los CFO deben transformar su área “a la carta”, es decir, enfocar la transformación atendiendo a las prioridades de cada empresa pero apoyando al negocio para alcanzar el crecimiento, mejorar la eficiencia y manejar los riesgos.

Para esto, los CFO tienen que desarrollar cuatro facetas fundamentales: administrador, operador, estratega y catalizador.

De esa manera integran en su función las tareas de administrar, de balancear el costo con el nivel del servicio pero sobre todo para ayudar a definir cuáles son las mejores estrategias y cómo éstas se ejecutan. El CFO se convierte en socio del negocio, y es el que brinda la información vital para la toma de decisiones a nivel gerencial.

Es claro que hay un nuevo escenario y los CFO deben estar preparados para los desafíos que se presentan.

Entre los desafíos, Silvers (a la izquierda en la foto) mencionó que el aprovechamiento de oportunidades en una recuperación económica requerirá que muchas compañías realicen inversiones en activos fijos y “si desde un principio se define la planificación de los activos fijos para identificar y cuantificar las interdependencias de los proyectos, se pueden detectar sinergias, lo que es un factor importante para que los líderes del negocio entiendan el proceso que se siguió para dar prioridad a las inversiones”.

Parte de la transformación de área de finanzas implica también trabajar en equipo con el área de impuestos ya que tal como lo expresó Silvers, “hacer equipo con el área de impuestos y usar su base de conocimientos, ayuda a identificar posibles oportunidades importantes para crear valor”, entre las que se encuentran, por ejemplo, aumentar el impacto en la utilidad neta, hasta el punto en que las inversiones se paguen solas a través de ahorros fiscales.

Pero no sólo eso. Otros de los desafíos que se les presenta a los CFO en la actualidad, ante el colapso en el gasto de los consumidores, es el gran debilitamiento de los servicios financieros y la crisis de crédito incrementaron el costo del capital y la dificultad para obtenerlo.

Así, debe conseguir que toda la organización acepte la idea del valor del flujo de efectivo. “El área de finanzas necesita lograr que la compañía entienda tanto el marco como los diferentes impulsores del efectivo, incluyendo la generación de efectivo a través de reducción de costos, la liberación de efectivo a través de la administración global del mismo y el uso del efectivo mediante inversiones en activos fijos”, explicó Silvers.

En este nuevo panorama, no hay que perder de vista que el rol de los CFO es el de un analista: debe estar involucrado en las decisiones estratégicas del negocio.

Por lo tanto, no presta un “servicio de conserjería” que se dedica a invertir recursos en la elaboración de informes. Su tarea es enfocarse en brindar información vital para aquellas actividades que agregan valor al negocio. Además su rol exige que se integre una perspectiva de riesgos en la formulación de la estrategia, la estructura de gobierno y los modelos de operación y de talento del área de finanzas.

“Las exigencias hacia el área de finanzas han aumentado y seguirán haciéndolo. Debe crecer –en enfoque, capacidades y contribución– si ha de cumplir con el imperativo de añadir valor al negocio sin dejar de cumplir sus funciones y responsabilidades cada vez más complejas”, agregó Silvers.

© iProfesional.com

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!