Pruebas con reciclado de residuos de biocombustibles

El laboratorio del científico Ronald Holser está repleto de cosas parecidas a pasteles o pan. Pero no pueden comerse. Son prototipos de herbicidas biodegradables, capaces de retener semillas de pasto y plantas bajo la superficie hasta que germinen.

Este químico y el botánico Steven Vaughn buscan maneras más ecológicas de combatir malezas, vía usos innovadores del glicerol, un derivado del biodiesel. Estas investigaciones pueden transformar el segmento en algo muy parecido a las industrias de hidrocarburos.


El laboratorio del científico Ronald Holser está repleto de cosas parecidas a pasteles o pan. Pero no pueden comerse. Son prototipos de herbicidas biodegradables, capaces de retener semillas de pasto y plantas bajo la superficie hasta que germinen.

Este químico y el botánico Steven Vaughn buscan maneras más ecológicas de combatir malezas, vía usos innovadores del glicerol, un derivado del biodiesel. Estas investigaciones pueden transformar el segmento en algo muy parecido a las industrias de hidrocarburos.

“Las refinerías petroleras entregan más de un subproducto. Lo mismo será aplicable a biocombustibles”, sostiene Kenneth Reardon, profesor de ingeniería biológica en la universidad estadual de Colorado. “Al cabo, llegaremos a biorrefinar glicerol y emplearlo en una variedad de rubros. Entre ellos, alimentos, jabones y alfombras”. Pero, mientras la producción de biocombustibles aumenta en Estados Unidos, se satura el mercado de glicerol.

Si expertos como Holser o Vaughn, que trabajan en el departamento federal de agricultura, logran una variedad de usos para el glicerol (conocido también por glicerina), los fabricantes de biocombustibles podrán venderlos como insumo, en vez de pagar para que la retiren como desechos. Pero no es el único derivado en experimentación. También se prueban residuos de etanol maicero o celulósico, derivados de cortaderas y otras plantas.

“Al encarar el aumento en el consumo de biocombustibles, consideramos otras aplicaciones”, apunta Erik Strasser, de Mohr Davidow Ventures, California. Algunos investigadores se limitan a encontrar nuevos usos para derivados tan comunes como la lignina originada en la producción de etanol celulósico. Otros tratan de desarrollas técnicas para obtener subproductos más caros o apuestan a la biorrefinación.

En Colorado, PureVision technology fabrica lignina. Un componente natural que fortalece las plantas y constituye 15 a 25% de su biomasa. Por lo común, el procesamiento de etanol celulósico quema lignina que, como insumo, cuesta US$ 40 la tonelada. PureVision descubrió la forma de producir otro tipo de lignina, cuya composición molecular la hace atractiva para fabricar pegamentos, colas, aislantes y detergentes.

Finalmente, en Iowa, Victor Lin ha creado una tecnología capaz de modificar los procesos para producir biodiesel. Ente otras cosas, rinde glicerina de mejor calidad y más fácil de convertir en insumos industriales. Lin y su grupo intentan ahora transformar el glicerol residual en propanediol 1,3, base de una substancia empleada en tapicería, alfombras, indumentaria y otros rubros.

http://www.mercado.com.ar/nota.php?id=365766

Autor: Gabriel Catalano - human being | (#IN).perfección®

Lo importante es el camino que recorremos, las metas son apenas el resultado de ese recorrido. Llegar generalmente significa, volver a empezar!