Conozca el plan de Brasil para crecer en la Argentina y así hacerse fuerte en Asia


Existe un ambicioso plan para elevar el control en la producción local de insumos clave. Cuáles son los próximos pasos de un país que piensa a largo plazo

Conozca el plan de Brasil para crecer en la Argentina y así hacerse fuerte en Asia
La novela de Brasil marcando el ritmo de las inversiones y el protagonismo económico sigue sumando capítulos. El último golpe de efecto de este movimiento de capital casi permanente fue la reciente compra de la cadena de hamburgueserías Burger King en u$s3.260 millones.

La adquisición de la emblemática compañía estadounidense no hace más que coronar una estrategia de crecimiento en el segmento de la comercialización de carne vacuna que, en su primera etapa, tuvo como prioridad el control de frigoríficos en la Argentina.

El desembarco de JBS en el 2007 con la compra de Swift -aunque ahora la compañía haga explícita su intención de desprenderse de tres de sus ocho plantas en el país-, puede tomarse como la primera muestra de este plan.

La posterior llegada de Marfrig, con la consiguiente adquisición de Quickfood, Argentine Breeders & Packers, Best Beef, Mirab y Estancias del Sur, profundizó todavía más la avanzada.

El objetivo a cumplir: controlar toda la cadena de valor del mercado de la carne. Mediante estas dos incursiones y otras inversiones de menor escala, de acuerdo a datos suministrados a iProfesional.com por la consultora Abeceb.com, Brasil pasó a dominar el 8% de la faena de ganado local, y ya posee más del 20% de la cuota Hilton.

“Las compras últimamente están orientadas a la cadena de valor. Como lo hicieron con la carne: acá primero vinieron por los frigoríficos y ahora están yendo directamente por los derivados”, aseguró a iProfesional.com el economista Tomás Bulat.

“Lo que hace Brasil está dentro de una estrategia general que comenzó hace décadas con la sustitución de importaciones, siguió con la mejora del mercado interno, y luego dio paso a la exportación. Ahora estamos en otro momento: el de la compra masiva de empresas en otros países”, agregó.

Algo similar a lo sucedido en el ámbito de la carne ocurrió en el sector del cemento y los materiales para la construcción.

Desde el 2005, Camargo Correa –previo pago de u$s1.025 millones– posee la cementera Loma Negra, la hormigonera Compañía de Servicios a la Construcción, la línea de transporte de carga Ferrosur, la firma de tratamiento de residuos Recycomb y, por si fuera poco, otra compañía de peso: Cementos del Plata.

En el segmento textil, la misma Camargo Correa es dueña de Alpargatas y Santana Chaco. Por su parte, la también brasileña Santista Textil posee Grafa –controlante de la marca Ombú–, y Vulcabras posee la licencia local para fabricar las zapatillas Signia y Reebok. La compra de las plantas de la ex Gatic les aseguró capacidad de producción y mercado.

Ejemplos similares son la cerveza Quilmes, que los brasileños optaron por comprar tras los intentos infructuosos por incentivar en el mercado local la demanda de Brahma, o la siderúrgica Acindar, en poder de Arcelor Mittal. Seguir leyendo “Conozca el plan de Brasil para crecer en la Argentina y así hacerse fuerte en Asia”