The Bias Against Creatives as Leaders | 99u.com


 

Illustration: Oscar Ramos Orozco

Two candidates are being interviewed for a leadership position in your company. Both have strong resumes, but while one seems to be bursting with new and daring ideas, the other comes across as decidedly less creative (though clearly still a smart cookie). Who gets the job?

The answer, unfortunately, is usually the less creative candidate. This fact may or may not surprise you – you yourself may have been the creative candidate who got the shaft. But what you’re probably wondering is, why?

by Heidi Grant Halvorson

After all, it’s quite clear who should be getting the job. Studies show that leaders who are more creative are in fact better able to effect positive change in their organizations, and are better at inspiring others to follow their lead.

And yet, according to recent research there is good reason to believe that the people with the most creativity aren’t given the opportunity to lead, because of a process that occurs (on a completely unconscious level) in the mind of everyone who has ever evaluated an applicant for a leadership position.

The problem, put simply, is this: our idea of what a prototypical “creative person” is like is completely at odds with our idea of a prototypical “effective leader.”  Seguir leyendo “The Bias Against Creatives as Leaders | 99u.com”

Problemas en las empresas: a quién se le echa la culpa | apertura.com


Los buenos líderes no buscan culpables, sino soluciones. Por qué, tarde o temprano, este estilo de conducción puede costarle caro a una empresa.

Cecilia Valleboni
cvalleboni@apertura.com

“Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”, reza el dicho que, históricamente, se atribuye a Vladimir Lenin. Es una de las formas de representar lo que sucede en muchas empresas, con jefes que, siempre, buscan un culpable de su situación, una excusa o un chivo expiatorio al cual hacer responsable. Los haya o no, siempre, encuentran alguno, como si eso mitigara las consecuencias negativas. Todos los empleados valoran a los jefes que saben escuchar, generan confianza y se esfuerzan por motivar, entre otras cualidades. Pero, ¿qué ocurre cuando son lo opuesto?La psicología define a la culpa como la forma de desligarse de responsabilidad o quitarse de encima el sentido de compromiso.

Para Elsa Emilia Álvarez, fundadora y directora del Instituto de Psicología Argentino (Inepa), la acusación logra una “solución momentánea”, que es la descarga y el desahogo.“Aquel que genera culpa, en algunos casos, también la siente internamente. Pero, para no experimentarla, la deriva a otros”, destaca. Se trata de una conducta que atenta contra las características del líder, ya que, siendo así, el objetivo principal es buscar responsables y no soluciones.“La búsqueda de culpables detiene el tiempo en errores del pasado e impide centrarse en el cambio”, asegura Álvarez. Roberto Vola-Luhrs, VP de Voyer International, coincide y agrega: “Para administrar el error, hay que tener equilibrio y sensatez.

El fracaso puede tener un valor que nutre al individuo, mientras que un éxito resulta estéril como aprendizaje”.Para los consultores de recursos humanos, la situación es mucho más frecuente de lo que se cree. De hecho, aseguran que cualquiera que haya trabajado en relación de dependencia tiene una anécdota de este tipo.“Se da mucho en forma consciente y deliberada, mientras, en otras, es inconsciente, un poco más naif o con inmadurez”, dispara Rodolfo Rivarola, profesor de Liderazgo del IAE, la b- school de la Universidad Austral. Seguir leyendo “Problemas en las empresas: a quién se le echa la culpa | apertura.com”

El techo de cristal, ¿por qué pocas mujeres llegan a puestos gerenciales?


Carleton "Carly" Fiorina, CEO Hewlet...
Image by TechShowNetwork via Flickr
Carly Fiorina (ex CEO de HP) e Indra Nooyi (CEO de Pepsi) son algunas de las raras excepciones de mujeres en puestos de altísima responsabilidad en las corporaciones. ¿Por qué llegan tan pocas?
Por Mariana Paludi (Universidad de San Andrés)

Un reciente estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que, en la última década, la ocupación femenina en América Latina creció del 42,1 al 47,1 por ciento.

Datos alentadores, sin dudas, acerca de la creciente importancia de la mujer en el mercado laboral.

No obstante, la investigación de la OIT sólo refleja una parte de la realidad. De hecho, además de la cantidad de mujeres que trabajan, es necesario observar la calidad de sus puestos. Y aquí los datos son menos alentadores…
Seguir leyendo “El techo de cristal, ¿por qué pocas mujeres llegan a puestos gerenciales?”