El Phishing y el robo de datos, una seria amenaza para las redes sociales


 

puromarketing.com

La cantidad de ‘spam’ se ha reducido en España hasta el 75 por ciento como consecuencia de la crisis económica. Sin embargo, los ataques de robo de datos personales dirigidos contra los usuarios de redes sociales ya superan al número de ataques dirigidos contra entidades financieras.

Durante el segundo trimestre de 2012, la empresa de seguridad Kaspersky Lab ha presenciado una reducción en la cantidad de ‘spam’ recibido. Un hecho que, según explica en su informe trimestral, se debe a la reducción de la actividad durante las vacaciones, la situación de crisis y la sustitución de los envíos masivos por servicios de cupones descuento que se han convertido en una alternativa de marketing para las empresas.
Además, en España han crecido los mensajes de ‘spam’ que hacen referencia a viviendas y bienes inmuebles, una tendencia al alza entre los países con problemas económicos donde los pequeños inversores tratan de vender productos ante la posible caída de precios.
AUMENTO DE ‘PHISHING’ EN REDES SOCIALES
El crecimiento de la cantidad de ataques contra las redes sociales, que constituye la cuarta parte del total de robos de datos personales mediante ‘phising’, está relacionado con la llegada de las vacaciones de verano y el protagonismo que adquieren los jóvenes en la red. Un momento en que las entidades financieras reducen su actividad.
Según indica el informe, otro fenómeno que surge con la llegada de las vacaciones es el aumento de enlaces maliciosos incluidos en falsas notificaciones que utilizan a compañías aéreas como British Airways para engañar a sus víctimas con falsas reservas vacacionales.
Además de los vuelos, Kaspersky Lab también ha detectado emails similares sobre reservas de hoteles desde booking.com. En los mensajes que ofrecían confirmar la reserva de las habitaciones se incluía un virus malicioso.
Por último, el informe de Kaspersky incluye datos sobre los cambios en los principales países de origen del ‘spam’. Los ciberdelincuentes se han centrado en dirigir sus ataques desde países como China, Estados Unidos o India.