Si Google no puede con el pago móvil, ¿quién podrá?


PARA TODO LO DEMÁS EXISTE e-mango | Smart Money | Desarrollo ARG
http://openapp.com.ar/Proyectos/Ver/491D4

elmundo.es

Apenas se ha cumplido un año desde el lanzamiento de Google Wallet, la plataforma de pagos móvil NFC de la misma compañía. La esperanza es que un nombre como el de Google y asociado a un sistema operativo como Android, que al fin y al cabo es el más vendido, pudiese por fin romper el nudo gordiano en el que se ha convertido el pago con el móvil. Todos los ingredientes están sobre la mesa pero adie consigue mezclarlos sin tropezarse con mil y un problemas.

Pero 12 meses después de Google Wallet hay pocos motivos para ser optimistas. La compañía prepara una segunda versión de la plataforma que podría llegar a tiempo para la feria de desarrolladores I/O a finales de mes. El problema es que parece haber perdido a su socio principal, la operadora Sprint, que ahora prepara su propio sistema con acuerdos entre diferentes bancos.

Resumido, éste es el problema del pago con el móvil: bancos, operadoras, compañías de tarjetas de crédito, fabricantes de teléfono y los desarrolladores de las plataformas móviles quieren ser los que creen y controlen el estándar. Los cinco grupos pelean entre sí por sentarse al volante de las iniciativas y el resultado es una historia con más personajes que la saga de Juego de Tronos y muchas veces con la misma decencia, honradez y lealtad. Es decir, ninguna.

¿Deben los teléfonos usar NFC para el pago o hay otros sistemas menos complejos? ¿Deben funcionar como una línea de crédito independiente o asociarse a las tarjetas de plástico que ya posea el dueño? ¿Debe habilitarse opción de débito? ¿El chip NFC hay que integrarlo en el teléfono o la SIM? ¿Debe estar integrado en el sistema operativo o funcionar de forma independiente? Quién sabe, cada uno parece tener su propia idea y un programa piloto de muchos millones para justificar sus decisiones.

Mientras, las consultoras lanzan informes cada seis meses contando como en 2013, 2015 o 2016 el pago por móvil será el 20, 30 o 40% de todas las transacciones, escondiendo debajo de la alfombra las predicciones pasadas y nunca cumplidas. Es de esperar que tarde o temprano, y a fuerza de probar, acierten.