Freemium… ¿el modelo de negocio de los vagos?



Estamos viviendo una sorprendente explosión de nuevos modelos de negocio basados en Internet, consecuencia de sus bajas barreras de entrada y la creciente sensación de burbuja asociada al sector. Muchos de ellos se han planteado sobre modelosfreemium, donde una pequeña base de usuarios “paga la fiesta” de una gran mayoría que obtiene unos servicios gratuitos.. ¿tiene sentido?
¿Por qué está de moda el freemium?
El auge de este tipo de modelos de negocio se debe a varios factores, algunos con más sentido que otros:
Cultura de lo gratis: Aunque visto desde fuera pueda resultar absurdo, lo cierto es que nos hemos acostumbrado a que en Internet todo debe ser gratis. Hay una tremenda barrera en conseguir que alguien pague por un servicio online, lo que resulta curioso, ya que en la vida real no tenemos ningún problema en acudir a nuestro gestor y pagarle por hacernos la declaración de la renta… ¿y sin embargo en el momento que un servicio es online consideramos que por defecto se nos debería dar gratuitamente?.
Coste de servicio y escalabilidad: En modelos de negocio muy escalables (como suelen ser los freemium) el coste de prestar un servicio “puro” basado en Internet tiende a cero… lo que parcialmente apoya el argumento de la gratuidad. Pero la clave es que tiende a cero… pero NO es cero. Alguien tiene que pagar la estructura de costes, por ligera que ésta sea.
Google, Facebook…etc: Los puntos de referencia, podríamos decir ídolos sagrados de los emprendedores en Internet, trabajan con modelos de negocio freemium. De hecho es habitual que alguien te diga: “Youtube al principio perdía 1 millon de dólares al día… y mira ahora”. El problema base de esos razonamientos es que, por cada Google y Facebook, han nacido millones de startups que han muerto en la más absoluta pobreza… y en el caso de Youtube la empresa matriz Google ya tenía un modelo de negocio rentable capaz de “pagar la fiesta”.
Inversores: Aunque coherente, la forma en la que muchos business angels y fondos plantean sus inversiones resulta dañina para las startups – aunque la mayoría de los proyectos invertidos se hundan, si uno de ellos se llega a vender por cientos de millones, se habrá considerado un éxito la estrategia de inversión. Eso implica que buscan proyectos obsesionados en crecer y conseguir usuarios, muchas veces incluso a costa de la propia monetización del modelo.
Este último punto en mi opinión es especialmente grave, ya que lleva a muchos emprendedores y startups conmodelos de negocio perfectamente viables (con crecimientos de 2 dígitos) a dimensionarse para crecimientos astronómicos de usuarios… lo que la mayor parte de las veces finaliza con su muerte, ya que queman las naves y se meten en un modelo donde el resultado es binario: o lo consiguen o, como suele ser habitual, mueren en el intento.
Hemos llegado a una especie de burbuja o esquema ponzi donde inversores invierten en compañías con modelos freemium que, aunque no consiguen ser rentables, siguen acumulando miles de usuarios, con el fin de venderlas a otros inversores… que a su vez intentarán que crezcan más todavía para revenderlas…etc, sin que exista especial preocupación porque el modelo genere algún día ingresos positivos. El problema será cuando pare la música, ya que el inversor que la tenga en las manos descubrirá que tiene un modelo de negocio con un coste tremendo pero que no es capaz de ser rentable.
El modelo de los vagos
Vaya por delante que no tengo nada en contra de los modelos de negocio freemium, son perfectamente viables si se ejecutan correctamente y entendiendo todos sus condicionantes. Mi problema es con las startups que, como no consiguen vender en un modelo de venta de servicios online, utilizan la estrategia del “patadón y adelante”:
Fuente: Javiermegias