Lo que funciona es el currículo tridimensional


See on Scoop.ithuman being in – perfección

Talento, expectativas y trayectoria. Si su historial no refleja estos tres aspectos clave para destacar en un proceso de selección, revíselo a fondo porque presentar la formación y la experiencia como avales de su valía no garantiza el acceso a un puesto de trabajo.
Play
Eche un vistazo a su currículo. ¿Realmente cree que ofrece una visión completa de su perfil y aspiraciones profesionales? ¿Cómo se valora su Erasmus? ¿Y su destreza para organizar eventos? Si duda al responder a alguna de estas preguntas su historial pasará inadvertido, simplemente será uno de los millones que hay en las diferentes páginas web o que cada día aterrizan en las empresas sin pena ni gloria. ¿Cuántas veces ha recibido un feedback satisfactorio de su solicitud de empleo?
Ahora, los nuevos buscadores online son punto de encuentro obligado para los que persiguen un empleo. No basta con ser activo en las redes sociales, tener muchos seguidores o más de 500 contactos en LinkedIn. Se necesita algo más. Cristina Villanova, directora ejecutiva de Catenon, asegura que “el currículo tradicional es sólo una parte de la presentación de cada uno. Estar bien indexado en buscadores, correctamente posicionado y relacionado en redes profesionales y tener una huella digital interesante son algunos de los factores fundamentales”.
Estas plataformas permiten al usuario recibir un ‘feedback’ inmediato sobre su valor en el mercado
El candidato perfecto
Un buen posicionamiento en las plataformas 2.0 es el punto de partida para aquellos que deseen acceder a un empleo. Pero están surgiendo otras herramientas que son una clara alternativa a los métodos tradicionales de búsqueda y a las redes sociales, porque desvelan aquello que el currículo oculta. Cerca de cinco mil usuarios ya han introducido su historial en CuVitt, una herramienta online que tiene una semana de vida y que analiza los tres aspectos básicos de cualquier profesional: talento, expectativas y trayectoria.
Lo más novedoso de este sistema es que permite al usuario recibir un feedback inmediato de sus características, comparándolo con colectivos afines por su experiencia, edad, país, etcétera. También es posible detectar cuáles son sus áreas de mejora y su posicionamiento en el mercado laboral. Por otra parte, las organizaciones pueden hacer búsquedas por parámetros que antes no consideraban, aumentando así las garantías de éxito en la contratación. “El objetivo es conseguir que el currículo represente de verdad a las personas y que ese primer contacto entre empresa y candidato sea más eficaz”, señala Alicia Malumbres, cofundadora de CuVitt. Este buscador online es el resultado de más de dos años de investigación y desarrollo de una metodología propia que ha tenido en cuenta estándares de mercado, teorías psicológicas y sistemas de evaluación.
Otra herramienta de reciente creación en la que el profesional puede afinar su perfil y ganar atractivo para los contratadores es Marketyou. En solo diez minutos el candidato puede obtener su valor exacto y resumirlo en una cifra denominada Myindex. De esta manera sabrá cómo le perciben y evalúan los ofertantes de empleo y trabajar aquellos aspectos que dificultan su progreso laboral o detectar las áreas de mejora.
El currículo tradicional es sólo una parte de la presentación de cada uno. Estar bien indexado en buscadores, correctamente posicionado y relacionado en redes profesionales y tener una huella digital interesante son algunos de los factores fundamentales
Esta compañía es fruto de la investigación de las carencias que presentan los actuales sistema de selección. Pep Viladomat, cofundador de esta plataforma que nació hace un año, explica que “muchos profesionales desconocen en qué son realmente buenos y, en el caso de los que presumen de ello, no hay manera de validarlo”. Marketyou cuenta con 20.000 currículos validados, un 10% del total que ya se han incorporado al portal.
Sin embargo, conviene no olvidar otros buscadores que tienen mucho potencial. Jaratech es uno de los últimos. Trabaja sobre las redes sociales y aglutina 25 millones de currículos. Rafael Alcalde, socio fundador de este portal que funciona desde 2009, explica que si un profesional está bien posicionado en las plataformas 2.0 tiene un 30% de posibilidades de encontrar un trabajo, frente al 20% que maneja las web de empleo: “Es una cuestión de probabilidades. Por ejemplo, LinkedIn aglutina a 150 millones de personas en 200 países”.
Algunas de las recomendaciones de Alcalde para lograr un buen posicionamiento en la red son: utilizar palabras clave en el currículo relacionadas tanto con la formación del candidato como con sus aspiraciones profesionales, poner en valor los contactos y cuidar mucho la reputación.

See on www.expansion.com