Comunicación ascendente: derribando la soberbia


http://joselucasserrano.wordpress.com

hombre hablando con un megáfono a una gran orejaEl buen y natural funcionamiento de laComunicación ascendente es, a mi juicio, el mejor indicador del grado de madurez de una organización. Ninguna empresa, por muy fuerte que sea, es nada sin escuchar a su capital humano. Ningún objetivo se logra sin la implicación, esfuerzo y determinación de un colectivo informado, sensibilizado y motivado.

Estamos inmersos en una realidad social, en una época de radical transparencia informativa, donde las fuentes del conocimiento no sólo están accesibles, sino que se comparten. La reputación de una marca no es lo que ella pregona a través de anuncios y campañas de marketing; es lo que sus clientes dicen de ella. En esta realidad, la soberbia no es un pecado que nos podamos permitir dentro de la comunicación empresarial.

Esa soberbia puede hacer pensar a los mandos de una organización que ellos conocen la verdad absoluta de qué es lo que se debe hacer, cómo hacerlo y cuándo llevarlo a cabo. En esas organizaciones, donde la creatividad se coarta y los trabajadores son simples ejecutores de órdenes, la posibilidad de progreso y cambio es nula.

Añadamos valor gracias a una buena comunicación ascendente y empecemos con algo tan simple como escuchar a los miembros de tu organización. ¿Te has planteado la posibilidad de disponer de un sistema de sugerencias, de campaña de ideas? Recuerda que son los trabajadores los que mejor conocen la realidad de cada puesto que desempeñan y son los mejor posicionados para decirte cómo mejorarlo en términos de calidad, costes, plazos, seguridad, etc.

Demos otro paso más y atajemos los rumores. No hay que olvidar que la comunicación informal o el ruido de pasillo se crea debido a la ausencia de información completa y veraz. Es normal que esos huecos se rellenen con rumores, interpretaciones y mensajes que no fomentan un buen ambiente laboral ni la adhesión de nuestros colaboradores. Acerquemos entonces la fuente de información más fiable para ellos: la Dirección. El trabajo de un responsable de Comunicación es abrir vías desde la base de la organización hasta la línea jerárquica superior. Debemos conseguir que la información fluya de forma descendente y ascendente para conocer cuál es el estado real del conocimiento de los objetivos de nuestra empresa por parte de todo el personal y su motivación. Para eso, debes planificar muy bien todos tus pasos. El secreto está enplanificar para no fracasar.

Algunos ejemplos posibles para explorar esas vías de comunicación ascendente es los ya mencionados “Encuentros con la Dirección”. Creando reuniones informales en un ambiente distendido, la posibilidad de que los trabajadores -sea cual sea su función o categoría- departan con el director y le hagan partícipe de sus preocupaciones es una fuente de información y reconocimiento muy poderosa. Es imprescindible además contar con un eficiente y preparado Comité de Comunicación con representantes de cada área de tu empresa que ayude al despliegue de las informaciones de forma descendente y te suministre información de primera mano del buen funcionamiento y comprensión de los mismos. Además, ese Comité te puede servir como Comité de Escucha, actuando como altavoz de las preocupaciones y puntos conflictivos que necesitan ser resueltos mediante una buena comunicación.

http://joselucasserrano.wordpress.com/2012/04/16/comunicacion-ascendente-derribando-la-soberbia/