La delicada situación del servicio de música Grooveshark


La plataforma social para escuchar música en la nubeGrooveshark acaba de perder al sello discográfico más importante con el que tenía un acuerdo. EMI ha roto el contrato con el servicio alegando que éste ha incumplido sus obligaciones financieras. Este no es el único lío que tiene con grandes distribuidoras, ya que Universal, Sony Music y Warner Music lo han demandado por infracción de copyright.

EMI es uno de los grandes sellos discográficos a nivel mundial, entre otros derechos tiene los de grupos populares como The Beatles o Coldplay. La ruptura del contrato supone para Grooveshark la pérdida de la que era la única gran distribuidora – considerada como entre las llamadas ‘mayor’ de la industria – con la que tenía un acuerdo.

La discográfica ha señalado que su marcha se debe a razones económicas. De hecho EMI llegó a demandar a Grooveshark el pasado mes de enero acusando al servicio musical de no pagar royalties. Según la distribuidora, se le prometió una retribución de 450.000 dólares y a fecha del 15 de marzo aún se le debían 100.000 dólares, tal y como recoge Cnet.

Ante esta situación EMI ha roto el contrato y ha emprendido acciones legales para recuperar el dinero que se le adeuda. Sin embargo, la visión de Grooveshark difiere: “Hasta la fecha, Grooveshark ha pagado más de 2,6 millones de dólares a EMI, pero todavía tenemos que encontrar tarifas sostenibles. A pesar de ello, la dedicación de Grooveshark a los artistas y a los propietarios de derechos es la misma”, señalan en una declaración.

Grooveshark ha sido recientemente forzado a tomar la difícil decisión de disociarnos de EMI, debido a las insostenibles tarifas actuales de EMI y a la fusión de EMI con Universal Music que está pendiente y que nosotros consideramos monopolística y una violación de las leyes antimonopolio”, ha expresado el servicio musical en una declaración.

Sin embargo, dificultades para Grooveshark no se acaban aquí. La plataforma estádemandada por las grandes compañías de la industria musical. Universal Music Group, Sony Music Entertainment y Warner Music Group han cursado acciones legales contra el servicio, acusándolo de infracción de copyright.