Los peligros del ‘Hipermarketing’: Reorientemos nuestro enfoque


por David Camps | puromarketing.com

Estos días , vengo analizando, páginas de promoción turística de varias regiones y países, y curioso que No hay mucho énfasis en mostrar la gente de esos destinos, como valor añadido de éste, y No hay mucho énfasis tampoco, en contar activamente con los visitantes de este, como recurso.

Si, que veo, una creciente tendencia a ofrecer un enfoque a la venta, a la transacción, pero enmascarado en propuestas de experiencias para el visitante. Corremos el peligro de dejarnos caer en este frenesí, tal vez por presiones internas, y otras ajenas,…pero siento que debemos humanizar mucho más nuestro enfoque.

Por ejemplo, en estas páginas de promoción turística, hay espacio para la innovación para un destino que ofrezca mas autenticidad, a través de mostrar más el “sentir” de la gente del destino, y hacerlo, esto es otra, de manera no “sintética”.

El marketing de experiencias, enfoque experiencial, o customer experience management, no puede caer en esta trampa. Mejor tal vez, “descomplicarnos”, en cierto grado, para no perdernos en el camino que queremos recorrer, y mostrarnos más, en nuestra esencia.

Pongamos un ejemplo del marketing de internet, la técnica del SEO,…Corremos el peligro de por querer “capitalizar” sobre ciertas palabras claves, lleguemos a dar una imagen que no corresponde con la esencia de nuestro negocio, y no se crean, que el cliente ávido ya, en todo esto, no va a detectar esos matices.

La autenticidad, en el marketing de contenidos, debería estudiarse en mayor profundidad, muchos contenidos que veo, no ofrecen este valor añadido, y son más ofrecidos por beneficio hacia la marca/producto/servicio. Aspecto a tener en cuenta, para una estrategia adecuada también , de orientación al cliente.

Veo con cierta preocupación algo que podemos llamar “hipermarketing”, haciendo un análogo del hiperconsumismo, de lipovetsky. Y viene a ser, estas ansias ,de que toda la comunicación, pueda tener un reflejo enfocado a la venta, en última instancia, a través de propuestas múltiples mas o menos sugeridas, o veladas.

A veces este “hipermarketing” se convierte en matices de marketing “cubista”, donde la marca/producto/servicio se aleja tanto de su realidad, en esas ganas de conectar con el consumidor, que de alguna manera pierde totalmente la coherencia, la esencia, de su ser.

Así vemos también, en marketing de internet, muchas páginas que tienen un tal desorden de propuestas varias, enlaces mil, que no sé, como la reacción principal de uno, no es salir corriendo. Alguien debería ofrecer la versión sencilla, si cabe, de una página, para poder captar mejor la esencia de ella.

En otras ocasiones, este “hipermarketing”, en su ceguera, y falta de innovación y creatividad, copia estrategias casi “en serie”. Un ejemplo de ello , en el marketing de internet, o estrategias de Social Media, sería la proliferación de comunidades hechas por marcas. A mi modo de ver, no todo puede trasladarse ya, a una comunidad, y también el cliente/consumidor, empieza a recelar de éstas, y otras estrategias que por el hecho de haberse copiado “en serie”, en pos del “engagement”, están a punto de conseguir el efecto contrario.

Y es que amigos y amigas, el pensamiento propio, original, creativo,… está casi en peligro de extinción. Tal vez, porque nos acostumbremos a devorar contenidos, pero no tanto a analizar, debatir , …con el fin de crear el nuestro propio.

Sobre esto, vemos un claro ejemplo en el campo del Social Media, analiza las estrategias de marcas/personas/organizaciones, que en cierta manera, venden conocimiento. Mira ahora cuantos de estos tweets, …, no es enlazando simplemente una información , algo informativo o descriptivo. Una marca/producto/servicio, debe mostrar su pensamiento propio, su personalidad, en el área en la cual se desarrolla

Volvamos a apostar por contenidos/propuestas mas auténticas, menos sintéticas, ofrezcamos la esencia, como arma de seducción. Apostemos por ambientes preparados y estudiados, pero sobretodo relajados también, y dejemos ver nuestro pensamiento propio, creémoslo .