¿Me pueden impedir hacer fotos?


Escrito por Martín Códax

Post image for ¿Me pueden impedir hacer fotos?

Ha ocurrido siempre, pero ahora más, porque la abundancia de obturadores, disparadores y objetivos es mucho mayor. Me refiero a que acabas de estrenar cámara réflex, como ha hecho mi compañero Álvaro, y vayas por donde vayas te encuentras a alguien que, unas veces amablemente y otras bastante “borde”,  te dice que en ese lugar no puedes hacer fotos o que no puedes tomar imágenes de tal objeto o determinado edificio.

Por eso quería dedicar la última parte de los problemas jurídicos que conlleva la relación blogs y fotografías, imágenes y blogs, a intentar aclarar mediante criterios muy generales cuándo alguien nos puede impedir tomar una foto en un determinado sitio o si por el contrario es totalmente libre el ejercicio de este hobby (o de esta profesión).

En general, cualquier cosa que se encuentre en la vía pública puede ser fotografiada libremente, sin necesidad de permiso o autorización y sólo se podría impedir por parte de una autoridad competente la obtención de fotografías si concurriesen causas de fuerza mayor o de interés público que justificasen esa intervención. Imaginad, p ej, una zona acordonada por la autoridad por un siniestro, o por una causa de seguridad nacional o que pudiera suponer captación y posterior difusión de información sensible. En este post de Microsiervos podéis ver un estupendo hilo de comentarios acerca de lugares públicos donde algunos aficionados o profesionales han tenido “encontronazos” con las autoridades: aeropuertos, puertos, cercanías de embajadas, edificios militares o policiales, etc.

La anterior afirmación de que fotografiar es plenamente libre en la calle, con los matices vistos,  no es aplicable a las personas como “objeto” de vuestro objetivo: la captación de imágenes de personas en la calle y la posterior utilización en vuestro blog de esa imagen siempre va a requerir el consentimiento expreso del afectado. Aumentad las precauciones, si cabe, si los fotografiados son menores de edad ya que el artículo 3.2 de la Ley Orgánica 1/1982, que regula (entre otras cosas) el Derecho “a la propia imagen”establece que para obtener y utilizar esa foto del menor se requiere consentimiento por escrito del representante legal previa notificación al Ministerio Fiscal (defensor de los derechos del menor), quien deberá consentir ese uso.

Por tanto, vía libre en la calle a fotografiar lo que nos dé la gana, excepto a personas y teniendo cuidado de no meterme en terreno pantanoso (seguridad nacional). Pero, ¿qué pasa si lo fotografiado en la calle es propiedad exclusiva de alguien y no quiere que lo fotografíe? Pues que se tendrá que aguantar, y si después quiero publicar esa foto en mi blog, tendrá que conformarse igualmente. El artículo 35.2 de la Ley de Propiedad Intelectual es claro: “Las obras situadas permanentemente en parques, calles, plazas u otras vías públicas pueden ser reproducidas, distribuidas y comunicadas libremente por medio de pinturas, dibujos, fotografías y procedimientos audiovisuales

Ocurre también que con bastante frecuencia confundimos “vía pública” que son espacios que pertenecen a todo el mundo, al común de los vecinos, que casi es lo mismo que decir “que no pertenecen a nadie”, confundimos como digo “espacios de dominio público” con “lugares de pública concurrencia”. El hecho de que pueda llegar a haber mucha gente en un determinado sitio, no le otorga el carácter de “público”. En espacios de “pública concurrencia” seguiremos sometidos a lo que haya establecido el propietario de ese lugar o el organizador del evento sobre la toma de fotografías. Imaginad por ejemplo una galería de arte, un festival de música en una sala de actos, un bar, etc.

En estos últimos lugares ocurre como cuando entramos en casa de cualquier particular: debemos pedir permiso al propietario para tomar la fotografía, o tomarla (opción menos cortés) y ver su reacción, si manifesta o no oposición. Esta “ley del suelo” o “ley del dueño”, esta autorización, sería necesaria incluso en el caso de que el objeto a fotografiar perteneciese al dominio público pero por cualquier circunstancia se encontrarse en ese lugar, edificio o recinto privado. Por ejemplo, una obra que sea Patrimonio de la Humanidad pero que eventualmente se exponga en una galería privada, raro pero podría darse el caso.

Como siempre, en comentarios matizamos más y entramos al caso concreto, si gustáis.

(La imagen utilizada para ilustrar está publicada bajo licencia Creative Commons en el Flickr de QXZ)
http://www.bloguismo.com/derechos-y-blogs/me-pueden-impedir-hacer-fotos/

Reblog this post [with Zemanta]